• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Al Qaeda acusó a Hezbolá por doble atentado en Trípoli

El ataque, condenado unánimemente en el mundo, es el más sangriento desde el final de la guerra civil en Líbano / EFE

El ataque, condenado unánimemente en el mundo, es el más sangriento desde el final de la guerra civil en Líbano / EFE

La Coalición Nacional Siria señaló como responsable al régimen de Bashar Al Asad, mientras que Irán denunció a extremistas sunitas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La facción de Al Qaeda en el Magreb Islámico acusó al movimiento chiíta Hezbolá del doble atentado con coche bomba contra dos mezquitas sunitas de Trípoli, en un mensaje en Twitter: “Estamos seguros de que la mano del Hezbolá, que está del lado de Bashar (al Asad, el presidente de Siria) ha intervenido en este acto que rechazamos”.

El ataque, condenado unánimemente en el mundo, es el más sangriento desde el final de la guerra civil en Líbano (1975-1990) y ocurrió una semana después de otro atentado que causó 27 muertos en un feudo de Hezbolá al sur de Beirut.

La población libanesa está dividida entre partidarios y detractores del régimen de Al Asad. Trípoli, al norte del país, es regularmente escenario de choques entre sunitas que apoyan a los rebeldes sirios y alauitas (una rama chiíta) favorables al Gobierno.

La Coalición Nacional Siria acusó al régimen de Al Asad de estar detrás de los ataques en Líbano para “provocar un conflicto odioso que llevaría a la región hacia la destrucción y el caos”. El Gobierno sirio, por su parte, condenó los atentados.

Irán (aliado de Siria y Hezbolá) denunció a los grupos takfiris (extremistas sunitas) “que buscan sembrar la división para atentar contra la unidad nacional del Líbano y la coexistencia pacífica de las diferentes comunidades libanesas”.

El jefe del gobierno saliente, Najib Mikati, decretó el duelo nacional y pidió a los libaneses “permanecer quietos durante 5 minutos, allí donde se encuentren, a las 11 horas en solidaridad con las familias de las víctimas y en rechazo del terrorismo”.

Varias familias decidieron enterrar a sus muertos a toda prisa durante la noche a causa del mal estado de los cuerpos, algunos carbonizados. Durante el entierro, varios civiles dispararon al aire coreando consignas hostiles contra Hezbolá y Al Asad.