• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El adversario de Merkel lanza programa de cien días

Angela Merkel / Reuters

Angela Merkel / Reuters

Steinbrück acusa a la canciller de haberse limitado a administrar lo recibido durante cuatro años, con la defensa de temas clásicos de la socialdemocracia como la justicia social y los derechos de los trabajadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El candidato de la oposición a la cancillería alemana, Peer Streinbrück, presentó hoy un programa para los primeros cien días de gobierno, con el que trata de desafiar a las encuestas de opinión, que lo ven claramente por debajo de la canciller Angela Merkel.

"Algunos comentarios que ustedes ya tienen seguramente escritos sobre el resultado de las elecciones van a tener que archivarlos", dijo Steinbrück ante la prensa alemana en Berlín en la presentación de su programa.

Steinbrück combinó hoy ataques puntuales a Merkel, a la que acusa de haberse limitado a administrar lo recibido durante cuatro años, con la defensa de temas clásicos de la socialdemocracia como la justicia social y los derechos de los trabajadores.

"Quiero una Alemania que sea fuerte por ser justa", dijo el candidato al comienzo de la presentación del programa.

El programa, de nueve puntos, está centrado en la política interna, sobre todo en la política laboral y económica que de momento está determinando la campaña electoral alemana.

Sólo hay un único punto que se refiere a la política europea en el que contempla acelerar la creación de un organismo de resolución bancaria con un fondo financiado por los bancos y empezar una iniciativa para desatascar el proceso de creación de impuesto a las transacciones financieras.

Temas relacionados con política internacional sólo surgieron en la ronda de preguntas cuando Steinbrück fue interrogado sobre Siria y dijo que coincidía con Merkel en que, con el uso de armas químicas, se ha cometido un crimen contra el que la comunidad internacional tiene que reaccionar.

"En un tema así no debemos intentar crear diferencias aunque estemos en plena campaña electoral", dijo Steinbrück.

Los asuntos que marcan distancias con Merkel son otros y empiezan con la propuesta de fijar por ley un salario mínimo interprofesional, de 8,50 euros por hora, y termina con sugerencias para hacer algunas modificaciones del sistema fiscal.

"Un salario mínimo en socialmente justo porque todos tienen que poder vivir de su trabajo y es económicamente sensato porque aumenta la capacidad de compra de los ciudadanos y alivia al fisco y a los sistemas sociales", dijo Steinbrück.

Actualmente, cuando un trabajador no tiene un sueldo que cubra el mínimo de existencia, recibe un suplemento de la seguridad social lo que Steinbrück calificó hoy como "una subvención absurda a las empresas que pagan salarios bajos".

En materia fiscal, Steinbrück propone subir la tasa impositiva máxima del 45 por ciento actual al 49 por ciento, lo que afectaría a los solteros que ganaran más de 100.000 euros al años y a los casados que superaran los 200.000 euros.

Además, contempla al aumento del impuesto por ingresos de capital del 25 por ciento actual al 32 por ciento y suprimir la tasa reducida del IVA para el sector hotelero.

En contraparte, el impuesto a la electricidad se reduciría en una cuarta parte, lo que implicaría un alivio global de 1.600 millones de euros.

A todo ello se agregan otras propuestas en materia laboral, como leyes para impedir el abuso de los contratos por obra o para forzar la equiparación salarial de hombres y mujeres, y un esbozo de reforma del sistema de pensiones.

La reforma de las pensiones estaría ante todo orientada a evitar la pobreza en la vejez con la introducción de una pensión mínima de 850 euros al mes para todo aquel que haya cotizado durante 30 años. Además, a aquellos que hayan estado asegurados durante 45 años se les permitiría jubilarse con 63 años.

"Me gusta decir las cosas con claridad y que la gente sepa lo que puede esperar de un canciller Peer Steinbrück", dijo el candidato socialdemócrata durante la presentación del programa.

"Se trata de un contraste con Angela Merkel, de quien los electores nunca saben lo que quiere. Si ustedes la oyen con atención su frase más frecuente es: hay que esperar. Yo no voy a esperar sino voy a actuar desde el comienzo", agregó.