• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Critican el acuerdo anunciado por cancilleres de Guyana y Venezuela

Especialistas dicen que no correspondía abordar el tema de la delimitación marítima sino reclamar la violación de la soberanía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El acuerdo alcanzado por Guyana y Venezuela tras la detención de un barco que hacía proyecciones petroleras autorizadas por el gobierno guyanés en aguas nacionales no se corresponde con la gravedad de la situación, según especialistas.

Tras el incidente, los cancilleres de ambos países se reunieron y acordaron explorar mecanismos para abordar el tema de la delimitación marítima. Para ello un equipo técnico se reunirá durante los próximos cuatro meses.

La internacionalista Elsa Cardoso asegura que lo que correspondía no era hablar de la delimitación marítima sino hacer un reclamo de soberanía, que es lo que Venezuela no ha hecho en los últimos años.

"Creo que faltó firmeza. El gobierno tenía que defender la legalidad de la captura de la embarcación, porque navegaba por aguas venezolanas y hacia prospecciones en las áreas submarinas", dijo.

Cardoso admite que, tras incidentes como estos, lo ideal es llegar a acuerdos, pero considera que las violaciones de la soberanía que cometía el barco y el tono del reclamo de Guyana ameritaban otra respuesta.

"La declaración conjunta sugiere pasar la página y precisar hasta donde llega cada quién. Además habla de buscar fórmulas distintas para delimitar, lo cual es delicado dado el descuido de los últimos años", agregó Cardoso.

El exdiplomático Emilio Figueredo considera que la respuesta del gobierno ha sido poco contundente. "No sólo hay que protestar la incursión del buque sino también las concesiones otorgadas".

Advirtió que la delimitación de las áreas marítimas que corresponden a la proyección del Delta Amacuro y de la Zona en Reclamación puede hacerse pero dejando claro que eso no implica la renuncia de Venezuela al territorio Esequibo.

La tarea debe empezar con un decreto del gobierno para ratificar que la plataforma continental del país se extiende hasta 350 millas náuticas, según los fundamentos del derecho del mar y el tratado con Trinidad. Eso serviría para desconocer el trazado unilateral realizado por Guyana, que es la base de las concesiones otorgadas en aguas venezolanas.

Figueredo considera que el problema es que el gobierno está entrampado por la presión de Cuba, que es aliado de Guyana desde hace muchos años, y no está velando por los intereses de Venezuela.