• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La cubana Yoani Sánchez lanzó un periódico digital y se lo hackearon

La crítica bloguera y periodista cubana Yoani Sánchez | Reuters

La crítica bloguera y periodista cubana Yoani Sánchez | Reuters

Aparentemente la intervención de la página se produjo sólo en Cuba, pues la agencia de noticias The Associated Press pudo abrir el periódico en el exterior

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diario digital que la bloguera disidente cubana Yoani Sánchez lanzó el miércoles fue direccionado por desconocidos a una página que publica notas contrarias a ella o denuncia sus actividades. Al inicio del día se podía entrar al diario digital 14ymedio.com, pero después se ingresaba a una página llamada "Yoanislandia".

"Este es sitio de un grupo de personas hartos de que Yoani Sánchez se presente como la Madre Teresa de Calcuta de los disidentes cubanos y el ciberfetiche de turno, mientras se esconden sus ambiciones políticas y económicas", expresó el sitio.

Aparentemente la intervención de la página se produjo sólo en Cuba, pues The Associated Press pudo abrir el periódico en el exterior.

"Esa página (Yoanislandia.com) existe desde hace tiempo", dijo a AP en conversación telefónica M. H. Lagarde, un bloguero cubano con posiciones cercanas al gobierno y uno de cuyos textos con una denuncia contra Sánchez aparece en mencionado portal. Lagarde dijo desconocer a los autores del sitio pero indicó que el artículo fue sacado de su bitácora como la de casi todos los que figuran allí.

Otros de los que aparecen con textos críticos y denuncias sobre Sánchez o sus nexos con grupos en Estados Unidos no hicieron comentarios inmediatamente.

"Mala estrategia del gobierno cubano de redireccionar nuestra web http://14ymedio.com desde #Cuba nada hay más atractivo que lo prohibido", escribió Sánchez en su cuenta de Twitter.

El gobierno no ha hecho hasta ahora comentarios sobre el emprendimiento.

Un analista independiente dijo a AP que probablemente la compañía de telecomunicaciones de Cuba, la estatal Etecsa, haya tenido algún tipo de participación en el cambio de su sistema de nombres afectando el dominio de 14ymedio y causando su direccionamiento al otro sitio.

En tanto, Doug Madory, de la firma especializada en internet Renesys, con sede en New Hampshire, indicó que en un monitoreo por 130 naciones sólo encontró el problema en Cuba. "Ellos tienen la capacidad de realizar cambios" en el sistema de dominios, dijo.

14ymedio arrancó con un reportaje sobre la sala de urgencias de un hospital capitalino y varias notas de opinión firmadas, una por la bloguera opositora Miriam Celaya y otra por el escritor residente en Nueva York Vicente Echerri y salpicadas con datos sobre el clima, el precio de la carne de cerdo en un mercado de La Habana y una cartelera de actividades recreativas.

"14ymedio.com ha sido mi obsesión durante más de cuatro años. Primero sentí la necesidad de que naciera para contribuir con su información a que los cubanos decidieran con mayor madurez su propio destino", escribió Sánchez en la nota de presentación del periódico, que según ella y sus colaboradores busca ofrecer información sin matices ideológicos o partidarios.

Reinaldo Escobar, esposo de Sánchez y editor en jefe del nuevo medio, informó que en el diario trabajaban 11 personas -incluyendo a ellos dos- y que es financiado por inversionistas independientes, nacionales y extranjeros y tiene fondos suficientes para un año.

Los medios de comunicación son estatales en Cuba y la ley sanciona la distribución de información que pueda considerar enemiga.

Esta no es la primera publicación en internet de activistas cubanos que buscan romper el monopolio informativo del gobierno o sus organizaciones afines.

El gobierno cubano cataloga a los disidentes como agentes de grupos de interés orientados y pagados por ellos para destruir a la revolución. Sánchez, en particular, fue centro de muchas críticas de las autoridades que la consideran un producto de Estados Unidos y Europa.

En la cibersala de la calle Obispo, uno de los lugares preferidos por los capitalinos para navegar y de los pocos que ofrecen internet en la isla, ninguna persona trataba de ver el periódico de Sánchez, constató AP, y la mayoría se concentraba en sus correos electrónicos.

"Los cubanos que viven en Cuba usan internet para saber cómo están sus familiares afuera, chatear un poco y recibir sus correos. Es un servicio caro... casi cinco dólares (por hora)", dijo a AP Yani García, un cubano 38 años residente en Venezuela que visita a sus parientes en la isla. "Los que vivimos afuera sí vemos las páginas de los opositores como para saber cómo anda la cosa", agregó.

Sánchez, de 38 años, obtuvo en 2008 el premio español Ortega y Gasset en la categoría digital y el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje del Departamento de Estado de Estados Unidos en 2011.