• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Yoani Sánchez: Espero que las fronteras se abran para otros

Yoani Sánchez llegó en un vuelo procedente de la Ciudad de Panamá donde la esperaban varios amigos, entre ellos el cineasta Dado Galvao, su anfitrión en Brasil | Foto: Agencias

Yoani Sánchez llegó en un vuelo procedente de la Ciudad de Panamá donde la esperaban varios amigos, entre ellos el cineasta Dado Galvao, su anfitrión en Brasil | Foto: Agencias

El viaje de Sánchez, una de las voces más críticas de la isla, finalmente fue posible por la reforma migratoria vigente desde el 14 de enero en Cuba que no ha beneficiado a otros disidentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cubana Yoani Sánchez, autora del blog "Generación Y", afirmó hoy en Brasil, a donde llegó tras finalmente ser autorizada a salir de Cuba, que espera que las fronteras de su país también se abran para otros disidentes a quienes se les prohíbe viajar.

"Durante seis largos años intenté unas 20 veces salir de mi país de forma temporal, y recibí siempre la misma respuesta: la señora no está autorizada a viajar", afirmó Sánchez, que inició por Brasil una gira de 80 días en la que pretende visitar una veintena de países de Europa y América.

"Ahora finalmente las fronteras de la isla se abrieron para mí y tengo esperanzas de que se puedan abrir también para muchos otros colegas", aseguró la bloguera en sus primeras declaraciones a periodistas en Brasil.

Sánchez llegó en la madrugada al aeropuerto de Recife, en donde hizo escala antes de dirigirse a Salvador y continuar por tierra hasta Feira de Santana, una ciudad de 557.00 habitantes en el interior del estado de Bahía en la que participó esta noche de la exhibición en plaza pública del documental "Conexión Cuba-Honduras".

Se trata de una producción cinematográfica sobre las restricciones a la libertad de expresión en diferentes países que incluye una entrevista de la disidente cubana y que fue dirigida por Dado Galvao, el brasileño que organizó varias campañas en Brasil para pedir que Sánchez fuera autorizada a salir de su país.

El año pasado la cubana intentó visitar Brasil para asistir a la presentación del documental, pero, a pesar de recibir el visado, las autoridades cubanas volvieron a negarle el permiso de salida.

El viaje de Sánchez, una de las voces más críticas de la isla, finalmente fue posible por la reforma migratoria vigente desde el 14 de enero en Cuba que no ha beneficiado a otros disidentes.

Según Sánchez, tener una opinión diferente a la del Gobierno en Cuba, puede tener consecuencias "nefastas para los ciudadanos", como detenciones arbitrarias, vigilancia, represión y hasta prisión.

En su blog, en el que publicó sus primeras impresiones del viaje, aseguró que la "primera sorpresa fue en el aeropuerto José Martí de La Habana, cuando, después de atravesar la taquilla de emigración, varios pasajeros comenzaron a acercarse y a darme sus muestras de solidaridad", que también recibió en la escala que hizo en Panamá y a su desembarque en Brasil.

En el aeropuerto de Recife "encontré a muchas personas que durante años me han apoyado en mi empeño de viajar fuera de las fronteras nacionales", agregó y señaló que fue recibida: con "flores, regalos y hasta un grupo de gente insultándome".

Tanto en Recife como en Salvador, puñados de militantes comunistas se manifestaron contra la visita de Sánchez a Brasil mostrando fotografías de Fidel Castro y del Ché Guevara, así como carteles en los que la presentaban como "agente de la CIA" y "mercenaria" del servicio secreto de Estados Unidos.

La disidente afirmó que le gustó ser recibida con protestas porque: "me permitió decir que yo soñaba con que "algún día en mi país la gente se pudiera expresar públicamente así en contra de algo, sin represalias". "Un verdadero regalo de pluralidad, para mí que llego de una isla a la que han intentado pintar con el monocromático color de la unanimidad", aseguró.

Sánchez también se refirió a su sorpresa con la velocidad de la internet fuera de Cuba y de poder visitar la red sin páginas censuradas ni funcionarios espiando por detrás del hombro.

"La experiencia de internet me tiene asombrada. ¿Cómo es posible que mi país siga condenado a la desconexión? A cada día que le niega el acceso masivo a internet para los cubanos, la isla se hunde más en el siglo XX", aseguró la cubana en su cuenta en Twitter.

Además de las protestas organizadas por partidos de izquierda, la visita también generó polémica por las denuncias de que la Embajada de Cuba en Brasil organizó un plan para vigilar los pasos de la disidente y para divulgar un "dossier" en el que se la difama.

El Gobierno brasileño admitió que un alto funcionario de la Secretaría de la Presidencia recibió un CD con informaciones sobre Sánchez en la embajada de Cuba en Brasilia, que fue entregado a diferentes militantes de izquierda, pero que no utilizó el material de ninguna forma.

El canciller brasileño, Antonio Patriota, rechazó cualquier plan contra la disidente y aclaró que "Brasil siempre dijo que ofrecería todas las condiciones (para la visita) y las ha ofrecido".

Sánchez tendrá en Brasil una intensa agenda que incluye su participación en conferencias y debates sobre libertad de expresión y derechos humanos, así como un contenido turístico, pues quiere "conocer a los brasileños y su modo de vida".