• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Yihadistas atacan ciudad cerca de Bagdad

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey, achacó la crisis iraquí a la actitud del gobierno 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los yihadistas intentaron tomar la ciudad de Baquba, a 60 kilómetros de Bagdad, una semana después del inicio de su ofensiva en Irak, que poco a poco se hunde en el caos.

El enviado especial de la ONU en Bagdad, Nickolay Mladenov, dijo en una entrevista que la ofensiva yihadista, que empezó el 9 de junio, era una “amenaza de muerte” para Irak y la región.

En una semana, los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante tomaron el control de Mosul, la segunda ciudad de Irak, de gran parte de la provincia de Nínive, en el norte del país, de Tikrit y de otros sectores de las provincias de Saladino, Diyala, en el este, y Kirkuk en el norte.

El martes en la madrugada los yihadistas lanzaron un ataque con armas automáticas contra Baquba, a 60 kilómetros al noroeste de Bagdad, pero las fuerzas de seguridad lograron repelerlo, indicó el general Abdelamir Mohamed Reda.

En el este de Samarra, 110 kilómetros al norte de Bagdad, la policía indicó que había encontrado los cadáveres de 18 miembros de las fuerzas iraquíes, con disparos en la cabeza y el pecho. Aún no queda claro si murieron en combate o fueron ejecutados.

Los insurgentes también intentaron tomar la refinería de petróleo de Baiyi, la principal del país y a 250 kilómetros de Bagdad. Las fuerzas del gobierno recuperaron parcialmente el control de una ciudad cerca de la frontera siria.

El primer ministro Nuri al Maliki reconoció que las diferencias políticas propiciaron un ambiente adecuado para el conflicto, pero aseguró que derrotarán al terrorismo y que sus tropas solo sufrieron un revés. Afirmó que ya contragolpeaban a los milicianos. Al Maliki volvió a atribuir la actual situación a una conspiración tejida por el Estado Islámico de Irak y el Levante y miembros del partido Baaz, disuelto, que dirigía Sadam Hussein.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey, atribuyó la crisis iraquí a la actitud del gobierno. El canciller iraquí, Hoshiyar Zebari, informó que Bagdad pidió a Washington que emprenda ataques aéreos contra los insurgentes sunitas.