• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Yemen señaló a Al Qaeda por asesinato de un ciudadano alemán

Un soldado hace guardia en un puesto de control establecido en una calle de Saná, Yemen | Foto EFE

Un soldado hace guardia en un puesto de control establecido en una calle de Saná, Yemen | Foto EFE

Hombres armados intentaron secuestrar al alemán cuando salía del centro comercial Yandul, cerca de la embajada, pero al oponer resistencia le dispararon

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno yemení condenó hoy el asesinato de un ciudadano alemán, encargado de la seguridad en la embajada de Alemania en Saná, y el secuestro de un experto sierraleonés del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y culpó de ambos sucesos a Al Qaeda.

Según la agencia oficial Saba, el Ministerio de Exteriores responsabilizó de ambos ataques a "una organización terrorista", como se suele referir a Al Qaeda.

Respecto al asesinato del ciudadano alemán, denunció que se trata de "un acto criminal" que intenta "socavar las relaciones entre Yemen y Alemania".

"Este tipo de incidentes no afectarán a las relaciones entre los dos pueblos y a su determinación para hacer frente al extremismo y el terrorismo", agregó el ministerio en una nota.

El gobierno yemení ofreció sus condolencias al Ejecutivo alemán y a la familia de la víctima y prometió llevar ante la justicia a los responsables del ataque.

Hombres armados intentaron secuestrar al alemán cuando salía del centro comercial Yandul, cerca de la embajada, pero al oponer resistencia le dispararon, según informaron a Efe fuentes de seguridad y diplomáticas.

Por su parte, el empleado de Unicef fue secuestrado cuando se dirigía en su vehículo hacia el aeropuerto de Saná.

Al Qaeda perpetra con frecuencia ataques contra las fuerzas de seguridad yemeníes y objetivos extranjeros, así como secuestros para exigir la liberación de sus presos.

El pasado agosto, Estados Unidos apuntó a Yemen como probable foco de la alerta terrorista que provocó el cierre de una veintena de sus sedes diplomáticas, al ordenar a sus ciudadanos que abandonaran "inmediatamente" ese país y retirar al personal no esencial de su embajada en Saná.