• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Xi Jinping comienza un liderazgo marcado por los retos

 Xi Jinping es elegido nuevo líder del gobernante Partido Comunista de China | Foto: AFP/ Mark RALSTON

Xi Jinping es elegido nuevo líder del gobernante Partido Comunista de China | Foto: AFP/ Mark RALSTON

Aunque no será líder estatal hasta marzo, su presentación como secretario general de la formación, se considera el pistoletazo de salida de su década al mando de la superpotencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo líder chino, Xi Jinping, comenzó hoy las tareas al frente del país tras su nombramiento como secretario general del Partido Comunista (PCCh) y presidente de la Comisión Militar Central, un mandato en el que no le faltarán retos que abordar.

Aunque Xi no será líder estatal hasta que sea investido presidente de China en la Asamblea Popular el próximo marzo, su presentación ayer como secretario general de la formación, tras la clausura el miércoles del XVIII Congreso del PCCh, se considera el pistoletazo de salida de su década al mando de la superpotencia.

Prueba de ello es que el presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, del Partido Nacionalista Kuomintang, le envió una carta de felicitación por su nombramiento, que respondió en tono conciliador.

Según la agencia oficial Xinhua, Xi señaló al presidente taiwanés que espera que la relaciones con Taiwán -a cuyo control China nunca ha renunciado, ni tampoco al uso de la fuerza para recuperarlo- cobren "un buen impulso de desarrollo pacífico".

Otra muestra de la paulatina transición de poder a Xi fue un editorial publicado hoy en el diario oficial del Ejército de Liberación Popular (ELP), que asegura que las fuerzas armadas aceptarán "absolutamente las órdenes del Partido, de la Comisión Militar Central y de su presidente, Xi Jinping".

Xi es el máximo líder de la citada Comisión después de que Hu Jintao abandonase ayer el cargo (para sorpresa de muchos, ya que su antecesor, Jiang Zemin, todavía retuvo el puesto los dos años siguientes a dejar la presidencia del país).

El todavía vicepresidente hereda, junto al más que probable futuro primer ministro Li Keqiang, un país mucho más potente que el que encontraron el aún presidente Hu Jintao y el primer ministro saliente Wen Jiabao hace diez años, pero también con "retos de gran calibre", aseguró a Efe Peter Martin, experto de la oficina en Pekín de la consultoría APCO Worldwide.

"Entre ellos, que el modelo económico chino está en una desesperante necesidad de reformas", destaca.

Xi tendrá que pilotar la economía de un país que tras crecer a un vertiginoso ritmo de dos dígitos los últimos años, ahora lucha por alcanzar el objetivo anual del 7,5 por ciento, y tendrá que hacerlo con un gabinete en el que hay desde liberales como el propio Li Keqiang hasta políticos como Zhang Dejiang, formado en Corea del Norte.

Para ello el Gobierno chino ha defendido impulsar la demanda interna y tener una clase media acomodada, algo apremiante para la potencia a juzgar por "las crecientes tensiones sociales que amenazan la estabilidad política en el largo plazo", matiza Martin.

Según algunos estudios (publicados principalmente por instituciones foráneas como el Instituto de Relaciones Exteriores de la UE), en China hay cada año alrededor de 120.000 protestas, y muchas de ellas están motivadas por el deterioro medioambiental -y su consecuente efecto nocivo para la salud-, la política de tierras o las acuciantes diferencias socioeconómicas.

Tanto el presidente saliente Hu como Xi subrayaron la importancia del medio ambiente en sendos discursos durante el relevo de liderazgo y aprobar una enmienda constitucional en pos del "progreso ecológico" durante el cónclave quinquenal.

Pese a que Xi lidera un Comité Permanente -máximo órgano de poder del Partido- con menos miembros que el anterior -siete, en lugar de nueve-, algunos expertos también resaltan que tendrá que lidiar con las influencias en la sombra de dos predecesores: Hu y el octogenario Jiang Zemin.

Los expertos sugieren, no obstante, que esta situación podría mejorar dentro de cinco años, cuando se celebre el XIX Congreso del PCCh y varios miembros del Comité Permanente cercanos a Jiang tengan que jubilarse por haber cumplido los setenta años, dejando hueco a los más jóvenes y reformistas que ahora se han quedado fuera.

Martin asevera que los nuevos líderes tendrán que "adoptar una estrategia política brillante para poder avanzar", y que la magnitud de los retos que les esperan "requiere de un coraje que no se ha visto en los pasados diez años".

Y remarca que "el mayor, tal vez, es que esta vez hay 1.300 millones de chinos con crecientes expectativas sobre lo que el Gobierno debe hacer para ellos".