• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Xi Jinping quiere que aumente la confianza en China durante su viaje a EE UU

 Xi Jinping / Reuters

Xi Jinping / Agencias

Un acuerdo que las potencias pueden anunciar durante el viaje de Xi (del 22 al 28 de septiembre) y que ayudará a aumentar la confianza mutua, pese a circunstancias que sugieren lo contrario, como la orden de busca y captura que EE UU mantiene contra cinco supuestos "hackers" del Ejército chino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si hay algo que el presidente chino, Xi Jinping, pretende durante el viaje de Estado a EE UU que inicia hoy es reforzar la confianza entre los dos países, inmersos en acusaciones de ciberespionaje, y también convencer de que China está lejos de la debacle económica.

Sin que Xi hubiese comenzado aún su viaje, el diario estadounidense The New York Times aseguraba el fin de semana que Washington y Pekín negocian un acuerdo para comprometerse a no ser el primer país en utilizar armas cibernéticas contra el otro en tiempos de paz.

Un acuerdo que las potencias pueden anunciar durante el viaje de Xi (del 22 al 28 de septiembre) y que ayudará a aumentar la confianza mutua, pese a circunstancias que sugieren lo contrario, como la orden de busca y captura que EE UU mantiene contra cinco supuestos "hackers" del Ejército chino.

"Si Estados Unidos gestiona el asunto de una forma justa y realista, sería un acuerdo de referencia para otros temas globales de ciberseguridad", decía el lunes un editorial del diario oficial chino Global Times.

Aunque considera las acusaciones de ciberspionaje de EE UU contra China como "infundadas", el artículo admite que las respuestas de Pekín no han ayudado a Washington, especialmente preocupado en el supuesto espionaje corporativo chino a través de la red, a disminuir su "paranoia".

Los dos países deben combatir la falta de confianza "a través de un intercambio de estrategias", dice a Efe Wang Dong, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Pekín, al admitir que "últimamente hay muchos desacuerdos" entre los dos países.

Además de la ciberseguridad, el Mar de la China Meridional, donde Pekín escala sus operaciones y construcciones en islas en disputa, como las Nansha/Spratly, que Filipinas reclama, es otro de los grandes escollos bilaterales, ya que Washington considera que Pekín lleva a cabo una política abusiva en esas aguas del Pacífico.

Una de las formas para generar confianza, señala Wang, es que los líderes se centren también en asuntos en los que mantienen posturas más próximas, como el cambio climático -sobre el que ya firmaron un señalado acuerdo el año pasado-, el pacto con Irán -apoyado con firmeza por ambos- o la desnuclearización de Corea del Norte.

En paralelo, Xi tratará de transmitir una imagen de fortaleza, sobre todo a su llegada a Seattle, su primera parada (del 22 al 24), donde se reunirá con los gurús de la alta tecnología estadounidense y donde se espera que asista a un Foro de Internet China-EE UU.

La cumbre sería una ocasión de oro para el dirigente chino de mostrar el interés de las empresas norteamericanas en entrar en el país asiático, pese a las restricciones y a la censura que impone Pekín.

Igualmente, sus esperados encuentros en Seattle con el cofundador de Microsoft, Bill Gates, o con Howard Schultz, presidente de Starbucks (con más de 1.800 establecimientos en China), antes de llegar a Washington el 24, brindarán al dirigente la oportunidad de presumir del atractivo del país entre las firmas americanas.

Una forma de exudar confianza sobre el futuro del país, asegura David Bachman, presidente del programa de Estudios Chinos de la Universidad de Washington, "cuando parte de ella se ha disipado" por la ralentización de la economía china, recoge un artículo del diario hongkonés South China Morning Post.

También de demostrar, por otro lado, que la economía china y la estadounidense "dependen mutuamente: si una va mal, la otra también", destaca a Efe Wang, como sugiere el crecimiento del comercio bilateral en las pasadas décadas, de los 2.000 millones de dólares en 1979 a los 592.000 millones de dólares actuales.

Por ello se espera que las finanzas, en particular las negociaciones por el tratado de inversión bilateral que los dos países discuten desde 2008 y que están casi completas, sea otro de los asuntos que Xi y su homólogo Barack Obama tratarán profusamente en Washington, sobre todo en el encuentro de índole más informal.

En pleno tumulto bursátil y entre temores de que el país asiático no pueda cumplir su objetivo de crecer a un 7 por ciento en 2015, Xi deberá demostrar que el Gobierno chino tiene controlada la situación y que la economía es estable y está abierta a las empresas extranjeras, entre críticas que denuncian lo contrario.

Si el ejercicio de confianza no funciona, las dos primeras economías mundiales, que según dice a Efe el experto Jin Canrong de la Universidad Popular "están más lejos ahora" que en el pasado viaje de Xi a EEUU en 2013, tendrán que recurrir a los números para calcular el gran coste que supondría una relación fallida.