• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Wikileaks presentó pruebas de que Michel Temer enviaba información a Estados Unidos

Michel Temer, el nuevo presidente interino de Brasil

Michel Temer, el nuevo presidente interino de Brasil | Agencias

Entre las distintas declaraciones recogidas en dos de los documentos compartidos por la plataforma en su página oficial de Twitter, Temer hacía un repaso de la situación general en que se encontraba su país antes de las presidenciales de octubre de 2006, en las que Luiz Inácio Lula da Silva acabó siendo reelegido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El desde ayer presidente interino de Brasil, Michel Temer, pasó hace diez años información sobre la situación del país suramericano al Gobierno de los Estados Unidos, según indican unos documentos elaborados en 2006 y recuperados hoy por Wikileaks.

En estos documentos, presuntamente elaborados por el consulado estadounidense en Sao Paulo y remitidos a la Secretaría de Estado, se recoge el contenido de una serie de conversaciones que tuvieron lugar entre el entonces cónsul general de los Estados Unidos en esta ciudad brasileña y el presidente interino de Brasil.

Entre las distintas declaraciones recogidas en dos de los documentos compartidos por la plataforma en su página oficial de Twitter, Temer hacía un repaso de la situación general en que se encontraba su país antes de las presidenciales de octubre de 2006, en las que Luiz Inácio Lula da Silva acabó siendo reelegido.

De acuerdo con lo recogido en esos documentos, Temer se mostraba decepcionado con Lula y criticaba su "visión estrecha", así como la excesiva atención que ponía en los programas sociales, "que no promueven el crecimiento ni el desarrollo económico".

Asimismo, Temer ya preveía la actual crisis económica del país, calificada como la peor de su historia, alegando que era "difícil ser optimista sobre el futuro económico de Brasil".

Temer, además, apuntó los "serios retos" a los que se tendría que enfrentar Lula durante su siguiente mandato, que iban desde "fomentar el crecimiento" a "estimular la productividad, atraer la inversión, mejorar las infraestructuras y reducir la desigualdad".

De acuerdo con el hasta ayer vicepresidente brasileño, estas medidas resultaban difíciles de adoptar si Lula seguía restándoles importancia y continuaba con su expansión del programa de ayuda social "Bolsa Familia", que beneficiaba a cerca de 11 millones de familias brasileñas, sumado al aumento del salario mínimo o a la caída del precio de algunos alimentos básicos.

Los documentos también reflejan la ambigua imagen que tenía el consulado estadounidense respecto de la formación de Temer, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de la que destacaba su capacidad para negociar con partidos de distintos extremos del espectro político brasileño ya que la composición de coaliciones "está en su sangre".

Esta afirmación resulta especialmente esclarecedora en estos momentos en los que el PMDB ha pasado de apoyar al hasta ahora gobernante PT a apoyarse en su principal opositor, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con dos representantes en el nuevo gabinete ministerial.

En referencia al primer mandato del entonces jefe de Estado, Temer aludía al "fraude electoral" llevado a cabo por su formación y denunciaba que "el PT ha basado su campaña en un programa y, una vez en el poder, ha hecho lo contrario de lo que había prometido".

Asimismo, acusaba Temer, "algunos líderes del PT robaron dinero, no para beneficio propio, sino para expandir el poder del partido", lo que habría generado una "desilusión popular".