• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Víctimas del cólera en Haití culpan a la ONU de introducir la epidemia

Bacteria del cólera / BBC

Bacteria del cólera / BBC

Consideran que el organismo fue el responsable de que se desatara la pandemia que afectó al país en 2010. Buscan compensaciones para los afectados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Víctimas del cólera en Haití presentaron hoy una demanda en un tribunal federal de Nueva York en la que acusan a la ONU de haber introducido la epidemia que se desató en el país en 2010 y con la que buscan compensaciones para los afectados.

Así lo anunciaron hoy en una rueda de prensa los abogados de los demandantes, de la organización Instituto para la Justicia y Democracia de Haití (IJDH), después de que se presentara la querella esta mañana ante un tribunal federal del Distrito Sur de Nueva York.

Sin embargo, la ONU eludió hacer comentarios. "Hay un proceso legal en marcha y no tenemos por costumbre hablar en público de demandas que se presentan en contra de la organización", dijo hoy el portavoz adjunto de Naciones Unidas, Farhan Haq.

En la querella, de 67 páginas, los abogados recogen "muchas evidencias" que demuestran que la ONU "supo o debería haber sabido" que sus "imprudentes" prácticas de saneamiento y de manejo de desechos "entrañaban un alto riesgo de dañar a la población".

"De manera consciente ignoró esos riesgos, desencadenando una epidemia explosiva", aseguran los abogados en la demanda, con la que buscan compensaciones por "daños personales, muerte por negligencia, estrés emocional e incumplimiento de contrato".

Entre los demandantes se encuentran cinco ciudadanos haitianos y estadounidenses de origen haitiano que contrajeron el cólera desde 2010, así como familiares de algunas de las personas que fallecieron por la enfermedad.

IJDH asegura que el cólera ha matado en Haití a más de 8.300 personas y otras 650.000 contrajeron la enfermedad desde que en octubre de 2010 la ONU contaminó el principal río del país.

Sectores sociales y políticos de Haití sostienen que la epidemia se originó por un vertido de residuos fecales del contingente nepalí de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).

Se trata de una posibilidad que admiten varios estudios técnicos pero que la ONU ha rechazado en repetidas ocasiones, aunque la organización ha reiterado su compromiso de seguir colaborando con las autoridades para eliminar la enfermedad en el país antillano.

El portavoz de la ONU insistió en que la organización ha trabajado y seguirá trabajando con el Gobierno haitiano para proveer tratamiento, mejorar las infraestructuras de agua y saneamiento y fortalecer la prevención y la alerta temprana.

"Presentar esta demanda supone un paso crítico en la búsqueda de justicia para Haití y para todos los que han sufrido o sufren por el cólera", dijo el abogado principal de los demandantes, Mario Joseph, tras presentar la querella.

Otro de los letrados de su equipo legal, Ira Kurzban, aseguró en un comunicado que esperan que la ONU intente "evitar responder a las evidencias" presentadas por las víctimas alegando que el tribunal de Nueva York "no tiene jurisdicción" para atender el caso.

"Pero estamos preparados para responderles y estamos convencidos de que el tribunal terminará aceptando el caso porque las víctimas tienen el derecho de acceso a la justicia que debe ser protegido", añadió el abogado.

La querella llega después de que Naciones Unidas rechazara en febrero pasado indemnizar a miles de víctimas del brote de cólera, alegando que sus reclamaciones "no son admisibles conforme a la Sección 29 de la Convención de Privilegios e Inmunidades de la ONU".

El brote de cólera despertó una ola de críticas entre el pueblo haitiano, que llegó incluso a manifestarse en varias ocasiones en las calles de Puerto Príncipe para exigir la retirada del país de la Minustah.

El secretario general, Ban Ki-moon, lanzó el año pasado una iniciativa para eliminar el cólera en Haití que busca fortalecer el plan de las autoridades para combatir la enfermedad a través de inversiones significativas y el uso de una vacuna oral