• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Venezuela está más obligada a cumplir mandatos de la ONU

La sede del Consejo de Derechos Humanos de la ONU está en Ginebra, Suiza / Foto Archivo

La sede del Consejo de Derechos Humanos de la ONU está en Ginebra, Suiza / Foto Archivo

La liberación de la jueza María Lourdes Afiuni y la visita al país de los relatores siguen pendientes en esa instancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con 154 votos, de un total de 193, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos, el cual está integrado por otros 46 países y tiene como objetivo la promoción y la protección de los derechos humanos en el mundo.

Los puestos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU son rotatorios y 18 de ellos se renuevan cada 3 años. Venezuela, Argentina y Brasil fueron postulados por América Latina y el Caribe y tenían asegurada su incorporación para llenar las vacantes dejadas por Cuba, México y Uruguay.

La entrada de Venezuela, que se hará formal el 1 de enero de 2013, fue celebrada por el embajador ante la ONU, Jorge Valero, quien dijo a EFE que se trata de una victoria sin precedentes del gobierno de Hugo Chávez, que demuestra el escrupuloso respeto de los derechos humanos en el país, a pesar de la campaña de desprestigio "orquestada por organizaciones que son instrumentos de potencias extranjeras".

Contradicción. "Si la incorporación de un país al Consejo de Derechos Humanos supusiera el examen de su historial, Venezuela habría sido reprobada y excluida", señaló Pedro Nikken, presidente de la Comisión Internacional de Juristas.

Nikken recordó que el Gobierno rechazó 38 recomendaciones que le fueron formuladas durante el examen periódico universal que se aplicó a Venezuela en 2011, 14 de las cuales estaban orientadas a fortalecer la independencia judicial y la libertad de expresión.

Pocos han sido los casos venezolanos elevados ante las instancias de derechos humanos de la ONU. "Pero el de la jueza María Lourdes Afiuni ­acotó Nikken- es revelador de la poca disposición del Gobierno a acatar los dictámenes de Naciones Unidas. La jueza Afiuni está presa por acordar la libertad de Eligio Cedeño, precisamente sobre la base de una resolución del Comité contra las Detenciones Arbitrarias de la ONU".

Carlos Ayala Corao, ex presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, considera que el ingreso de Venezuela resulta contradictorio en vista del rechazo del Gobierno al escrutinio internacional que se manifiesta, por ejemplo, con la decisión de apartarse del sistema interamericano.

"Ahora Venezuela está más obligada a cumplir los mandatos de la ONU. No se podría entender su membresía en el Consejo de Derechos Humanos si no se pone al día con los requerimientos que le han sido formulados: la liberación de la jueza Afiuni, la protección de la libertad de expresión, el mejoramiento de las condiciones carcelarias, el fortalecimiento de la independencia judicial y la aprobación de la visita al país de los relatores de la ONU", advirtió Ayala Corao.