• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Disputa con Venezuela no figuró en campaña electoral de Guyana

Donald Ramotar, presidente de Guyana / Archivo

Donald Ramotar, presidente de Guyana / Archivo

Emilio Figueredo, profesor de Derecho Internacional, considera que el reclamo territorial no es asunto de debate porque la soberanía del Esequibo “para ellos es un hecho cumplido”  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El partido de gobierno intenta mantenerse en el poder. La oposición concurre unida a los comicios para tratar de evitarlo. La campaña electoral se caracteriza por el lenguaje agresivo. La descripción no corresponde a Venezuela si no a Guyana, que mañana acudirá a las urnas para renovar el Ejecutivo, los 65 diputados de la Asamblea Nacional y los líderes de las 10 regiones administrativas en las que se divide el país.

La similitud entre los escenarios políticos de las naciones vecinas se termina cuando se habla del territorio de 159.542 kilómetros cuadrados al oeste del río Esequibo que Caracas reclama a Georgetown. En Venezuela este asunto es otro de los motivos de discusión entre el gobierno y la oposición. En Guyana el consenso en torno al tema hace que ni siquiera forme parte del debate electoral.

Los gobiernos del Partido Progresista Popular, en el poder desde 1992, son responsables de las concesiones otorgadas durante las últimas décadas para la exploración y explotación de recursos en el territorio Esequibo, su plataforma marina e incluso aguas que pertenecen a Venezuela. Las opositoras Alianza para la Unidad Nacional y Alianza por el Cambio tienen que “asegurar la integridad territorial de Guyana” como uno de sus objetivos.

“La coalición APNU-AFC prestará atención prioritaria a los recientes acontecimientos desafortunados en nuestras relaciones con vecinos como Venezuela y las implicaciones para la explotación pacífica de los recursos que están dentro de nuestras fronteras establecidas y nuestra jurisdicción internacionalmente reconocida”, señala la oposición en su programa de gobierno. Es una de las pocas menciones al país en la campaña.

Emilio Figueredo, abogado y profesor de Derecho Internacional, considera que el reclamo venezolano no es un tema de debate en las elecciones guyanesas porque la soberanía del Esequibo “para ellos es un hecho cumplido”. Agrega que Georgetown “se siente guapo y apoyado” porque su interpretación sobre el litigio es respaldada por Brasil, la Caricom, Cuba, Estados Unidos y el Reino Unido, entre otros.

Las declaraciones del fallecido presidente Hugo Chávez autorizando las concesiones en el Esequibo dieron más argumentos a Guyana para defender su tesis. Figueredo aclara, sin embargo, que los permisos otorgados en aguas venezolanas son un tema distinto. “El valor relativo de lo que se pierde al este es infinitamente menor de lo que se puede perder al oeste. Venezuela tiene que proteger la boca del Orinoco y la fachada atlántica”.

El exembajador Mario Gugliemeli añade que el resultado electoral en Guyana no tendrá ninguna influencia en la posición de ese país sobre el diferendo limítrofe con Venezuela porque gobierno y oposición tienen una postura común sobre la soberanía del territorio Esequibo y la extensión del mar territorial. “Los países caribeños suelen ser muy coherentes en su política exterior”, precisa.

Gugliemeli tampoco cree que haya cambios en otros aspectos de la relación bilateral, como Petrocaribe. El programa de la coalición APNU-AFC se refiere al acuerdo con Venezuela solo para señalar que una de sus prioridades, si llega al poder, será investigar el uso de los recursos obtenidos por esta vía. “Especialmente la cuota resultante para los agricultores y el Fondo de Intervención, que está siendo usado para sobornos y extorsión”, dice el texto.

Historia repetida

Las elecciones de Guyana enfrentarán al gobernante Partido Progresista Popular contra la coalición formada por las opositoras Alianza para la Unidad Nacional y Alianza por el Cambio. Son rivales conocidos porque en 2011 fueron las tres fuerzas más votadas y se quedaron con todas las curules del Parlamento: 32 para el PPP, 26 para la APNU y 7 para la AFC. Otros seis grupos minoritarios también presentaron candidatos.

El oficialismo centra su discurso en “la transformación positiva” del país durante los mandatos de Cheddi Jagan (1992-1997), Janet Jagan (1997-1999), Bharrat Jagdeo (1999-2011) y Donald Ramotar, que aspira a la reelección. La oposición, con el general retirado David Granger como candidato a presidente, promete acabar con la corrupción, la delincuencia y el racismo.

Un total de 570.787 guyaneses podrán sufragar en los comicios. El gobierno declaró feriado el día de votación para promover la participación. El proceso será observado por misiones del Centro Carter, la Comunidad del Caribe, la Organización de Estados Americanos, la Organización de Naciones Unidas, la Unión Suramericana de Naciones y Suriname.

Campaña agresiva

El Centro Carter expresó esta semana su preocupación por la retórica provocativa utilizada por los partidos de Guyana y por las denuncias de delitos electorales, relacionadas principalmente con destrucción de banderas, pancartas y vallas publicitarias.

La fundación del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter condenó “cualquier intento de sembrar el miedo y la desconfianza entre los grupos étnicos de Guyana o socavar la confianza en las instituciones electorales”.

Agregó que “es imperativo que los partidos políticos sigan siendo conscientes de sus obligaciones en virtud del Código de Conducta para estas elecciones e insten a sus partidarios a comportarse en consecuencia”.

La Organización de Estados Americanos también manifestó su preocupación por la agresividad del lenguaje y llamó a todos los actores “a sumarse a un debate de ideas durante la campaña electoral”.