• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

"Vatileaks", el robo de los documentos del papa que sacudió al Vaticano

El Santo Padre ha elegido la fecha del 11 de octubre de 2012 para abrir el Año de la Fe porque en esa jornada confluyen dos hechos sobresalientes: el 50.º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20.º aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica | REUTERS/Osservatore Romano

Vaticano | Reuters

Tras los casos de abusos sexuales contra menores por parte de clérigos que hicieron temblar las estructuras de la Iglesia en varios países los últimos años, el "Vatileaks" puso en este 2012 en la picota a la Curia Romana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El escándalo "Vatileaks", desatado tras el robo y filtración de documentos reservados del papa, sacudió al Vaticano y por el mismo fue condenado a 18 meses de cárcel el mayordomo de Benedicto XVI, en un año en el que el Pontífice viajó a México y Cuba y abrió el "Año de la Fe".

Tras los casos de abusos sexuales contra menores por parte de clérigos que hicieron temblar las estructuras de la Iglesia en varios países los últimos años, el "Vatileaks" puso en este 2012 en la picota a la Curia Romana.

Aunque a finales de 2011 ya se comenzó a hablar de Il Corvo (el Cuervo) -nombre dado a la persona que robó y filtró los documentos que acabaron publicados en el libro "Sua Santita", de Gianluigi Nuzzi- fue a partir de enero cuando se desató el escándalo.

Una cadena de televisión italiana publicó unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU y ex secretario general del Governatorato de la Ciudad del Vaticano (Gobierno que gestiona este Estado) Carlo Maria Viganó en las que denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

En una de esas misivas, Viganó denunció que los banqueros que integran el "Comité de finanzas y gestión" del Governatorato y de la Secretaría de Estado se preocupaban más de sus intereses "que de los nuestros" y que a finales de 2009 en una operación financiera "quemaron (perdieron) 2,5 millones de dólares".

En otra reveló que la Fábrica de San Pedro, que se encarga del mantenimiento de los edificios vaticanos, presentó una cuenta "astronómica", de 550.000 euros, por la construcción del Portal de Belén que se colocó en la plaza de San Pedro en 2009.

Un diario informó de un complot para asesinar a Benedicto XVI antes de que acabe este año y señaló que del mismo había hablado el cardenal de Palermo, Paolo Romeo, durante un viaje a China en noviembre de 2011 y que el documento que lo atestiguaba fue entregado en el Vaticano por el cardenal colombiano Dario Castrillón Hoyos.

Ante la polémica desatada, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, reconoció que existía ese documento, pero que era evidente "que se trata de un disparate". El jesuita denunció la existencia de "una especie de Wikileaks para desacreditar a la Iglesia".

Ante la situación creada, Benedicto XVI creó una comisión cardenalicia presidida por el purpurado español Julián Herranz para esclarecer las filtraciones, que interrogó a una treintena de personas.

Pero fue el 19 de mayo cuando el escándalo estalló en toda su plenitud: salió a las librerías "Sua Santita", que recoge más de un centenar de documentos reservados enviados al papa y a su secretario, George Ganswein, y de la Santa Sede que desvelan tramas e intrigas en el Vaticano.

El 23 de mayo el mayordomo del pontífice, Paolo Gabriele, de 46 años, fue detenido por la Gendarmería tras encontrar en su domicilio miles de documentos fotocopiados y muchos originales enviados al papa, algunos de los cuales estaban publicados en el libro de Nuzzi.

Dos días después fue detenido el informático que trabaja en la Secretaría de Estado Claudio Sciarpelletti, de 48 años. En su mesa los gendarmes encontraron un sobre con documentos que supuestamente le dio Gabriele.

El juez instructor Piero Antonio Bonnet ordenó que Gabriele fuera juzgado por robo con agravantes y Sciarpelletti por encubrimiento, y el 29 de septiembre comenzó el juicio más mediático de la historia de la Iglesia.

Sólo se celebraron cuatro audiencias y el 6 de octubre el Tribunal vaticano presidido por Giuseppe Dalla Torre condenó a Gabriele a 18 meses de cárcel. Sciarpelletti fue juzgado posteriormente y el 10 de noviembre, tras dos audiencias, fue condenado a dos meses de cárcel, con la suspensión de la pena.

Durante el juicio, Gabriele dijo que actuó "por exclusivo amor" hacia la Iglesia y hacia el papa y que no se veía como un ladrón.

El mayordomo afirmó que la situación de "desconcierto" que veía en el Vaticano y la corrupción en la Iglesia, fue lo que le empujó a su acción, cuyo objetivo era que la publicación de los documentos supusiese un 'shock' para la Iglesia y ésta volviese al buen camino.

Paoletto, como es conocido, dijo que el papa es una persona "manipulable" y que hacía preguntas que demostraban que estaba mal informado.

Gabriele cumple la pena en una celda del Vaticano y no se descarta que el papa le conceda el perdón.

Con estos juicios el Vaticano dio por concluido el Vatileaks, aunque su Fiscalía mantiene abierta la investigación por la presunta comisión de otros delitos, como daños a la seguridad del Estado y violación de la privacidad del jefe del Estado (el papa).

El Tribunal vaticano no aceptó la documentación recogida por la Comisión Cardenalicia al considerar que fue creada según el Código de Derecho Canónico y sólo responde ante el pontífice.

Se desconoce si algún día se conocerán esos interrogatorios.