• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Varios militares turcos se suicidan tras golpe de estado fallido

Aún quedan 100 heridos en estado grave como consecuencia del golpe de estado | Foto: AP

Aún quedan 100 heridos en estado grave como consecuencia del golpe de estado | Foto: AP

Desde el pasado viernes, un gobernador de distrito y tres policías sobre los que había sospechas de haber participado en el golpe se han quitado la vida. Dos de los agentes formaban parte de los miles de uniformados que han sido suspendidos de empleo como sospechosos de haber colaborado con la insurrección

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Varios militares y policías turcos se han suicidado, o intentado hacerlo, desde el fallido golpe de Estado de hace una semana, el último de ellos un teniente coronel que se quitó la vida hoy y del que se ha informado estaba deprimido por no haber podido impedir la intentona.

Así lo comunicó la Gobernación de Siirt, la provincia donde Levent Onder, el oficial fallecido, ejercía de segundo comandante de una brigada.

En otro caso, el coronel Birkan Coroz amenazó hoy con tirarse desde uno de los puentes sobre el Bósforo, en Estambul.

Media hora después, el militar, acusado de participar en el golpe, depuso su actitud y fue detenido inmediatamente por la Policía.

Desde el pasado viernes, un gobernador de distrito y tres policías sobre los que había sospechas de haber participado en el golpe se han quitado la vida.

Dos de los agentes formaban parte de los miles de uniformados que han sido suspendidos de empleo como sospechosos de haber colaborado en la asonada o de ser seguidores de Fethullah Gülen, el clérigo islamista exiliado en Estados Unidos al que Ankara acusa de intentar derrocar al Gobierno.

Cuando se cumple una semana de la intentona, la cifra de fallecidos ha sido actualizada a 270, de los que 24 fueron participantes activos en el golpe. Murieron también 72 soldados y 5 policías que se enfrentaron a los rebeldes y 179 civiles.

También hay 100 heridos en estado grave.

El Gobierno turco ha declarado el 15 de julio, cuando arrancó el golpe que terminó sofocado al día siguiente, como "Día de Conmemoración de los Mártires".

En la operación para eliminar a supuestos elementos "gülenistas" de la Administración, un total de 44.600 funcionarios (la mayoría de Educación) y más de 20.000 profesores de centros privados han sido suspendidos.

También han sido arrestadas 10.410 personas, entre ellas un tercio de todos los generales de las Fuerzas Armadas.

Tanto el presidente, Recep Tayyip Erdogan, como el primer ministro, Binali Yildirim, han admitido que hubo fallos en los servicios de inteligencia y que no se tuvo información del golpe hasta que ocurrió.

"No tiene sentido mantenerlo en secreto después de lo que ha pasado. Fui informado del intento de golpe por mis guardaespaldas, familiares y por ciudadanos después de que hubiera empezado", explicó hoy Yildirim.