• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Van Rompuy: un supervisor bancario único habría evitado una crisis tan severa

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy / Reuters

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy / Reuters

El presidente del Consejo Europeo recalcó que la pasada semana fue "positiva" para la UE, gracias a las decisiones tomadas para avanzar hacia una mayor unión económica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, aseguró hoy que, si la zona del euro hubiera contado con una supervisión bancaria única diez años antes, se habría evitado una crisis tan severa como la que afecta a la Unión Europea (UE).

"Si hubiéramos tenido este nivel de supervisión diez años antes, la crisis financiera nunca habría sido tan severa", afirmó Van Rompuy en una intervención ante el Parlamento Europeo (PE), durante un debate sobre los resultados de la cumbre europea del jueves y el viernes pasados.

El supervisor bancario único, cuyas bases legales fueron acordadas por el Ecofin (ministros de Finanzas de la UE) en la madrugada del pasado jueves, es "una pieza clave" para construir la unión económica y monetaria (UEM), según Van Rompuy, y un primer paso que debe ser ahora seguido por la creación de un sistema común de garantías de depósitos y un fondo de amortización de deuda.

El presidente del Consejo Europeo recalcó que la pasada semana fue "positiva" para la UE, gracias a las decisiones tomadas para avanzar hacia una mayor unión económica y monetaria, aunque advirtió de que queda un "largo camino" por recorrer.

Para el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, los eventos de los últimos días demuestran que "la UE puede avanzar en la dirección correcta en el tiempo correcto, si hay voluntad política".

Barroso resaltó la importancia de la aprobación del supervisor bancario, que además abre la puerta a la recapitalización directa de la banca en un futuro, y del acuerdo alcanzado por el Eurogrupo para autorizar el desembolso de 34.400 millones de euros del rescate de Grecia, para evitar la "bancarrota" del país.

Por su parte, los eurodiputados coincidieron en valorar la importancia del acuerdo para la creación del supervisor único y en criticar la falta de ambición de las conclusiones sobre el futuro de la UE aprobadas en la cumbre.

Este texto no menciona varios puntos clave de esa propuesta, como los eurobonos, el sistema común de garantías de depósitos o el fondo de amortización de deuda.

"Llevamos dos años escuchando lo mismo y estoy cansado de escucharles a ustedes dos", indicó el presidente del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, Joseph Daul, quien instó a los líderes europeos a tomar decisiones.

El socialista español Enrique Guerrero valoró el "paso adelante" que supone la creación del supervisor bancario, pero lamentó la lentitud con que se avanza en la UE.

"Los gobiernos toman decisiones cada semana, nosotros cada seis meses", dijo.

El líder de la Alianza Liberal Europea (ALDE), Guy Verhofstad, criticó que las conclusiones de la cumbre no mencionen cuestiones como avances en la unión política o un presupuesto para la zona del euro y opinó que "no hay presión" en los líderes europeos para avanzar en la UEM.

La copresidenta del grupo de los Verdes, Rebecca Harms, consideró que el supervisor bancario es "el paso más importante" dado en las últimas semanas, pero lamentó que "todo lo demás está por cerrar", a la vez que defendió medidas como los eurobonos.

"Siguen abiertas bastantes opciones", reconoció Barroso ante las críticas de los eurodiputados, a la vez que defendió que la CE tiene un "nivel de ambición mucho más alto" respecto al futuro de la UE del establecido en las conclusiones acordadas en la cumbre.

"Tenemos que entender algo: estamos tocando temas que son muy sensibles para la soberanía nacional", manifestó.

Por su parte, Van Rompuy señaló que, "cuando hay proyectos que aún no están maduros, hay que seguir trabajando" y coincidió con Barroso en que el proceso hacia una mayor integración europea afecta a cuestiones "sumamente delicadas, por lo que hay que avanzar poco a poco, sin perder el rumbo".