• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Uruguay prohíbe que los saleros estén visibles en los centros educativos

Esta medida forma parte de una ley de alimentación saludable que lucha contra el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Parlamento uruguayo prohibió que estén visibles los saleros en los centros de educación primaria y secundaria como parte de una ley de alimentación saludable y lucha contra el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares, según fuentes legislativas.

Así se especifica en el artículo quinto del proyecto de ley aprobado este mes y promulgado en las últimas horas, que indica que la prohibición se aplicará a los saleros "que tengan por finalidad agregar sal a alimentos previamente preparados".

"Se trata de impedir el acto reflejo, casi mecánico, de añadir sal a comidas ya elaboradas", explicó hoy a Efe el impulsor del proyecto de ley, el médico y diputado por el Partido Nacional Javier García.

La sal que se vende en Uruguay, además de sodio, contiene obligatoriamente yodo, desde la aprobación en 1961 de la ley 12.936, que prohibió la venta de sal común e impuso el consumo de sal yodada como una manera de prevenir el bocio y otros problemas en la glándula tiroides.

García aclaró que la nueva ley "no trata de prohibir el consumo de sal, sino de evitar la sobrecarga de sodio que supone la sal agregada, que es perjudicial para la salud".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo máximo de cinco gramos de sal al día, y considera que un exceso de sodio está vinculado a la hipertensión arterial, que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

El 28,6 % de los uruguayos de entre 25 y 64 años declaró que agregaba sal a sus comidas en la Primera Encuesta Nacional Uruguaya sobre Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), elaborada por el Ministerio de Salud Pública.

El estudio data de 2006 y ese ministerio acaba de lanzar hace dos meses la segunda encuesta de esta índole, de la que todavía no hay resultados.

Las ECNT, como la diabetes, el cáncer o las patologías cardiovasculares, son la causa de la muerte del 70 % de los uruguayos, y pueden estar vinculadas a malos hábitos alimenticios, destacó García.

Además, el médico y diputado indicó que "casi la cuarta parte de los niños y adolescentes uruguayos padece sobrepeso u obesidad, lo que es casi una epidemia", relacionada con "la mala alimentación y el sedentarismo".

Por este motivo, el proyecto de ley aprobado tiene como objetivo "proteger la salud de la población infantil y adolescente que asiste a escuelas y liceos públicos y privados, a través de la promoción de hábitos alimenticios saludables en el ámbito educativo", según recoge el texto, al que tuvo acceso Efe.

Entre otras medidas, la ley dispone que el Ministerio de Salud Pública elabore un listado de alimentos saludables que deberán estar disponibles en los kioscos y cantinas de los centros educativos.

En estos espacios estará prohibida además la publicidad de comidas y bebidas que contengan elevada cantidad de grasas, azúcares o sodio.

"Existe una contradicción cuando dentro del aula los maestros están hablando de una alimentación sana, y luego al salir al recreo los estudiantes reciben mensajes de productos notoriamente nocivos para su salud", apuntó García.

Los kioscos y cantinas también deberán tener disponibles productos específicos para celíacos y diabéticos.

El promotor del proyecto legislativo insistió en que la ley "tiene un carácter de promoción de hábitos saludables, y no de prohibición", y avanzó que tanto el Ministerio de Salud Pública como el de Educación coordinarán campañas para promover hábitos saludables entre la población escolar.

El diputado adelantó además que "se va a trabajar con los productores de la industria alimentaria para que mejoren el contenido de las comidas, y lo hagan más saludable".

La nueva ley, promulgada en las últimas horas, supone "la primera legislación de Uruguay en materia de alimentación saludable", según García.