• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Urosa: Puede ser que el próximo Papa sea latinoamericano

El Cardenal Jorge Urosa Savino / William Dumont/El Nacional

El Cardenal Jorge Urosa Savino / William Dumont/El Nacional

"Ojalá que esta vez se pueda dar esa alegría (a Latinoamérica), pero vamos a dejarle eso a Dios, quien dirige los corazones y las mentes de los cardenales para decidir", añadió el cardenal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cardenal Jorge Urosa Savino, que participará en el cónclave que próximamente elegirá a un nuevo Papa, manifestó hoy su deseo de que el sumo pontífice de la Iglesia Católica sea un latinoamericano.

"Pudiera ser (...) Ojalá", dijo el cardenal y arzobispo de Caracas en referencia al sucesor de Benedicto XVI, quien renunciará el próximo 28 de febrero por su edad y falta de fuerzas, según dijo este lunes al anunciar su decisión

"Ojalá que esta vez se pueda dar esa alegría (a Latinoamérica), pero vamos a dejarle eso a Dios, quien dirige los corazones y las mentes de los cardenales para decidir", añadió Urosa en una rueda de prensa.

Sobre si le gustaría ser el elegido, señaló: "respondo como contestó un arzobispo emérito de Sevilla: 'Me moriría del susto'".

El único venezolano entre los 117 cardenales electores recordó que el purpurado José Quinteros, ya fallecido, votó en las últimas tres elecciones papales, incluida la de Benedicto XVI.

Solo los cardenales que no hayan cumplido 80 años, entre los cuales hay 19 latinoamericanos, podrán entrar en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo papa en el cónclave, que comenzará en torno al 15 de marzo.

Los cardenales que tengan 80 años o más (hay 91) no pueden votar pero si pueden ser elegidos Papa, al igual que cualquier sacerdote católico, pero lo normal es que el elegido salga de los purpurados que son electores.

Sobre Benedicto XVI, Urosa descartó que haya decidido renunciar por las denuncias de abusos sexuales en las que se han visto involucrados sacerdotes durante su papado.

"No es por este tipo de cosas negativas (...); los abusos sexuales, que rechazamos plena y totalmente, habrán sido una espina (...); estos casos deplorables no cabe duda le habrán producido una gran tristeza, pero su santidad se retira porque siente no tener el vigor necesario" para continuar, sostuvo.

La renuncia de Benedicto XVI "es un ejemplo muy bueno", añadió en respuesta a un periodista que consultó sobre una eventual decisión similar del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hospitalizado en Cuba desde hace dos meses.

A Chávez no se le ve ni se le ha escuchado en público desde días antes de que el 11 de diciembre pasado fuera operado por cuarta ocasión desde que a mediados de 2011 se le detectó un cáncer de cuya tipología y naturaleza no se ha informado.

"Yo creo que cuando alguien no está en condiciones de conducir un grupo humano, después de pensarlo bien, es natural que se haga a un lado y deje que otras personas lleven las riendas del gobierno, de la dirección de esa comunidad humana", respondió el cardenal, quien en varias oportunidades ha sido criticado por Chávez.