• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Estados Unidos prepara posible ataque a Siria con aviones espías

El uso de drones se ha vuelto muy común en EE UU | AP

El uso de drones se ha vuelto muy común en EE UU | AP

El Gobierno estadounidense estaría dispuesto a realizar acciones de guerra contra yihadistas del Estado Islámico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estados Unidos realizará vuelos de reconocimiento en Siria para preparar eventuales ataques aéreos contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), a los que Washington ya bombardea en Irak y cuya fulgurante progresión preocupa a Occidente.

El régimen de Damasco, fustigado por Occidente por la represión de la oposición desde el inicio del conflicto en 2011, dijo el lunes que está dispuesto a cooperar con la comunidad internacional, incluso con Washington, para luchar contra los yihadistas. Eso sí, subrayó que todo ataque en su territorio debía hacerse con su cooperación, pues de lo contrario lo consideraría una "agresión".

Estados Unidos, que ha llevado a cabo un centenar de ataques aéreos contra las posiciones del EI en el norte de Irak desde el 8 de agosto, planteó la semana pasada la posibilidad de extender estos ataques a la vecina Siria, tras la decapitación del periodista estadounidense James Foley por parte de combatientes del grupo ultrarradical sunita.

Según un alto funcionario estadounidense, preguntado por la AFP, Washington está a punto de enviar aviones espía y drones a Siria para rastrear a los yihadistas y preparar el terreno a eventuales ataques.

El jefe del Estado Mayor conjunto norteamericano, el general Martin Dempsey, subrayó que el EI suponía "una amenaza regional que pronto será una amenaza para Estados Unidos y Europa". "¿Se los puede vencer sin atacar a la parte de la organización que se encuentra en Siria? La respuesta es no", afirmó. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, precisó sin embargo que el presidente Barack Obama "no ha tomado (aún) una decisión" sobre los ataques aéreos en territorio sirio.

La Casa Blanca ha dado claramente a entender que Estados Unidos estaba dispuesto a actuar sin el acuerdo de Damasco.