• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Un ataque mortal en Ucrania sacude el frágil acuerdo de Ginebra

Al menos tres personas murieron en un tiroteo en la madrugada del domingo cerca de una ciudad ucraniana controlada por los rebeldes prorrusos | Reuters

Al menos tres personas murieron en un tiroteo en la madrugada del domingo cerca de una ciudad ucraniana controlada por los rebeldes prorrusos | Reuters

Un tiroteo la madrugada de hoy ha desatado una guerra de palabras entre Moscú y el Gobierno de Kiev respaldado por Occidente, que cuestionan mutuamente el cumplimiento del acuerdo alcanzado la semana pasada en Ginebra para acabar una crisis que ha tensado la relación entre Rusia y Occidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al menos tres personas murieron en un tiroteo en la madrugada del domingo cerca de una ciudad ucraniana controlada por los rebeldes prorrusos, lo que supone un revés para un ya frágil acuerdo internacional diseñado para evitar un conflicto más amplio.

El incidente ha desatado una guerra de palabras entre Moscú y el Gobierno de Kiev respaldado por Occidente, que cuestionan mutuamente el cumplimiento del acuerdo alcanzado la semana pasada en Ginebra para acabar una crisis que ha tensado la relación entre Rusia y Occidente como nunca antes desde la Guerra Fría.

Los separatistas dijeron que los hombres armados del grupo nacionalista Sector Derecho los habían atacado. El grupo negó cualquier participación, diciendo que las fuerzas especiales rusas estaban detrás del enfrentamiento.

El fracaso del acuerdo traería más derramamiento de sangre en el este del país, pero también llevaría a que Estados Unidos impusiera la semana próxima más sanciones para Rusia - con consecuencias de alcance para varias economías e importadores de energía rusa.

El acuerdo firmado la semana pasada por Estados Unidos, Rusia, Ucrania y la Unión Europea manifestó que los grupos armados debían deponer sus armas.

De momento, las milicias prorrusas no han mostrado signos de irse, aunque había señales de avances después de que Kiev dijera que no actuaría contra los separatistas en Semana Santa y después de que los mediadores de la OSCE llegasen a la región y se reuniesen con algunos líderes.

Pero el tiroteo en Slaviansk - que ya era un punto caliente de las tensiones - probablemente haga más difícil la tarea, endureciendo la opinión de los sectores prorrusos de la población de que no se puede confiar en Kiev.

"La tregua de Semana Santa ha sido violada", dijo el ministerio ruso de Exteriores en un comunicado. "Esta provocación... es una muestra de la falta de voluntad de las autoridades de Kiev para controlar y desarmar a los nacionalistas y extremistas".

El ministerio homólogo ucraniano respondió reprochando a Rusia su rapidez para hacer comentarios sin conocer los hechos para apoyar sus acusaciones.

"La parte rusa debe recordar sus obligaciones bajo el acuerdo de Ginebra para influir en los separatistas para que abandonen los edificios ocupados ilegalmente, desbloqueen carreteras, depongan las armas y eviten derramar sangre", dijo en un comunicado.

El portavoz de Sector Derecho Artem Skoropadsky dijo que era "una provocación blasfema de Rusia: blasfema porque tuvo lugar en una noche sagrada para los cristianos, la noche de Pascua. Fue llevado a cabo claramente por las fuerzas especiales rusas".

Los combatientes separatistas cerca de Slaviansk dijeron a Reuters que cuatro coches llegaron al puesto de control sobre las 2:00 a.m.

"Tuvimos tres muertos y cuatro heridos", dijo un combatiente identificado como Vladimir en el puesto de control, donde había coches calcinados.

Añadió que los separatistas trajeron refuerzos y que entonces mataron a dos de los atacantes, que dijo que eran miembros del movimiento nacionalista Sector Derecho, un grupo que destacó en el derrocamiento del presidente Viktor Yanukovich en febrero y que tiene su bastión en el oeste del país, mientras que muchos lo odian en el este que habla ruso.

La Policía de Kiev dijo que habían muerto tres hombres y otros tres resultaron heridos.

Un cámara de Reuters en el lugar dijo que vio dos cadáveres en un camión, uno de ellos con heridas de armas de fuego en la cabeza y la cara. Uno llevaba uniforme de combate y el otro iba con ropa de civil.

El incidente supone las primeras muertes desde la firma del acuerdo de Ginebra.