• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ucrania y la ONU apelan al diálogo para evitar anexión rusa de Crimea

El presidente interino, Alexandr Turchínov, aseguró que la nación ucraniana "nunca se resignará a aceptar la ocupación de su territorio y hará todo lo posible para su liberación"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ucrania y la ONU hicieron este viernes un último y desesperado intento de evitar la anexión rusa de Crimea al apelar al diálogo entre ambos bandos, mientras Kiev demandó la retirada de las tropas rusas para convertir la península en una zona desmilitarizada.

"Ucrania nunca se resignará a aceptar la ocupación de su territorio y hará todo lo posible para su liberación", aseguró el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, en rueda de prensa en Kiev junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El líder ucraniano hizo esta declaración justo después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, promulgara la ley que consuma la adhesión formal de Crimea y el puerto de Sebastópol a la Federación Rusa.

Turchínov subrayó que Kiev está dispuesto a solucionar el conflicto en Crimea sólo a través de medios pacíficos y con la mediación de la ONU, por lo que propuso la creación de una zona desmilitarizada.

"Esperemos que esa propuesta sea estudiada por Naciones Unidas. Cuando los soldados de ambos bandos abandonen Crimea, los problemas se resolverán exclusivamente por medios pacíficos", apuntó.

Además, pidió a la ONU que envíe una misión de observadores a la península bañada por el mar Negro.

"Esto es especialmente importante en una situación en que diariamente tienen lugar provocaciones contra los militares ucranianos que cumplen su deber constitucional en Crimea", dijo.

Turchínov y Ban también alcanzaron un acuerdo para la creación de una comisión con representantes de los países firmantes del Memorándum de Budapest: Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido.

En diciembre de 1994 los países firmantes del memorando se comprometieron a respetar la soberanía, integridad y fronteras de Ucrania, después de que esa antigua república soviética renunciara a su arsenal nuclear.

Por su parte, Ban abogó por el diálogo entre Ucrania y Rusia y llamó a ambas partes a abstenerse de la retórica hostil y de las provocaciones.

"Insisto en que Ucrania y Rusia entablen un diálogo directo y constructivo. Créanme, cuanto más se dilate este diálogo, más se alejará la solución de la crisis", señaló.

El secretario general de la ONU mostró su preocupación por el hecho de que la resolución presentada por las potencias occidentales sobre Crimea fuera vetada por Rusia.

"La actual crisis sólo se puede solventar por la vía pacífica y diplomática apoyándose en los principios de la Carta de la ONU, incluida la soberanía y la integridad territorial", resaltó.

Ban subrayó que no puede "prever los próximos pasos o reacciones de Putin", pero llamó a toda la comunidad internacional a evitar que el actual conflicto regional se convierta en global.

Y expresó su satisfacción por el hecho de que su enviado para Ucrania, Ivan Simonovic, llegara hoy a Crimea en una visita de dos días para preparar el trabajo de una misión de expertos que supervisará la situación de los derechos humanos en el territorio.

La pasada semana las autoridades crimeas impidieron el acceso a Simonovic, cuya misión es evaluar la situación sobre el terreno, en particular de las minorías ucraniana y tártara, tras la incorporación de la península a Rusia.

Con respecto al diálogo, Turchínov destacó que Kiev está dispuesta al diálogo en cualquier formato, pero siempre que Moscú repliegue sus tropas de Crimea.

"La principal postura para cualquier negociación debe ser la salida de todas las tropas de territorio de Ucrania", insistió y denunció los intentos de Moscú de influir en la política interior y exterior de Kiev.

Recordó que los soldados ucranianos que aún se encuentran bloqueados en unidades militares y buques de la Armada en Crimea tienen el deber de defender sus actuales posiciones e impedir las incursiones de las fuerzas prorrusas.

Al tiempo que está dispuesta al diálogo, Ucrania anunció que tiene intención de denunciar la anexión rusa de Crimea ante los tribunales internacionales, además de otras medidas políticas y diplomáticas destinadas a "restablecer el statu quo".

Entre esas medidas figuraría la introducción de un régimen de visados con Rusia, asunto que será abordado en breve por el Gobierno ucraniano.

De lo que nadie habla es de una posible ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países, que tienen estrechos lazos comerciales, como ocurriera en el caso de Georgia después de que el Kremlin reconociera la independencia de Abjasia y Osetia del Sur en 2008.