• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La UE y Turquía abren nueva etapa de adhesión y esperan acelerar el proceso

Bandera de la Unión Europea | EFE

Bandera de la Unión Europea | EFE

"Este es verdaderamente un momento crucial en las relaciones entre la UE y Turquía", manifestó el ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Unión Europea (UE) y Turquía abrieron un nuevo capítulo del proceso de adhesión turco tras más de tres años de parón en unas negociaciones que ambas partes se han comprometido a tratar de acelerar en los próximos meses.

"Este es verdaderamente un momento crucial en las relaciones entre la UE y Turquía", manifestó el ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, durante una conferencia de prensa en la que subrayó la importancia simbólica del paso dado hoy.

La apertura del capítulo de negociaciones relativo a la política regional supone el fin del bloqueo en el que se hallaba el proceso de adhesión, frenado en los últimos años por el conflicto entre Ankara y Chipre, y las reticencias de países como Francia.

Los países de la UE dieron luz verde el pasado octubre a comenzar las discusiones sobre el nuevo capítulo, el decimocuarto abierto de los 35 que completan el proceso de adhesión.

Hoy, el comisario europeo de Ampliación, Stefan Füle, confió en que el próximo apartado no tenga que esperar nuevamente tanto tiempo y subrayó la importancia de mantener el "compromiso" con Turquía.

Para Füle, esa necesidad ha quedado de manifiesto con las protestas registradas este año en el país y cuya gestión por parte de las autoridades ha sido duramente criticada por algunos Gobiernos europeos y que les llevaron a retrasar varios meses el reinicio de las negociaciones.

La situación en Turquía llevó al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan a anunciar un paquete de reformas democráticas, tenido en cuenta positivamente por parte de Bruselas en su informe anual sobre la adhesión.

Füle subrayó que Turquía también debe poner de su parte para mantener el impulso dado hoy a las negociaciones y poder abrir así dos nuevos capítulos, el 23 y el 24, considerados clave por su relación con los valores fundamentales de la UE.

Un buen número de capítulos, sin embargo, se mantienen aún bloqueados por parte de los países europeos, que deben pactar por unanimidad las decisiones en este ámbito.

Füle aseguró que las discusiones en el seno de la Unión, entre otros con Chipre, para permitir nuevos avances siguen en curso.

En este sentido, Bagis confió en que el paso dado hoy sea "el primero de muchos intentos para asegurar una nueva primavera en las relaciones UE-Turquía" y adelantó que Erdogan prepara una visita a Bruselas para diciembre o enero.

Entre los próximos pasos figura la previsible firma de un acuerdo para la readmisión de ciudadanos que residen ilegalmente en territorio europeo o turco y el inicio de conversaciones para avanzar hacia la liberalización de visados, dos posibilidades "muy cercanas", según Bagis.

Las negociaciones para el ingreso de Turquía a la UE se iniciaron en 2005, pero han estado marcadas en todo momento por las dificultades derivadas del conflicto chipriota y el rechazo a la adhesión de líderes como el expresidente francés Nicolas Sarkozy.La UE y Turquía abren nueva etapa de adhesión y esperan acelerar el proceso

La Unión Europea (UE) y Turquía abrieron un nuevo capítulo del proceso de adhesión turco tras más de tres años de parón en unas negociaciones que ambas partes se han comprometido a tratar de acelerar en los próximos meses.

"Este es verdaderamente un momento crucial en las relaciones entre la UE y Turquía", manifestó el ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, durante una conferencia de prensa en la que subrayó la importancia simbólica del paso dado hoy.

La apertura del capítulo de negociaciones relativo a la política regional supone el fin del bloqueo en el que se hallaba el proceso de adhesión, frenado en los últimos años por el conflicto entre Ankara y Chipre, y las reticencias de países como Francia.

Los países de la UE dieron luz verde el pasado octubre a comenzar las discusiones sobre el nuevo capítulo, el decimocuarto abierto de los 35 que completan el proceso de adhesión.

Hoy, el comisario europeo de Ampliación, Stefan Füle, confió en que el próximo apartado no tenga que esperar nuevamente tanto tiempo y subrayó la importancia de mantener el "compromiso" con Turquía.

Para Füle, esa necesidad ha quedado de manifiesto con las protestas registradas este año en el país y cuya gestión por parte de las autoridades ha sido duramente criticada por algunos Gobiernos europeos y que les llevaron a retrasar varios meses el reinicio de las negociaciones.

La situación en Turquía llevó al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan a anunciar un paquete de reformas democráticas, tenido en cuenta positivamente por parte de Bruselas en su informe anual sobre la adhesión.

Füle subrayó que Turquía también debe poner de su parte para mantener el impulso dado hoy a las negociaciones y poder abrir así dos nuevos capítulos, el 23 y el 24, considerados clave por su relación con los valores fundamentales de la UE.

Un buen número de capítulos, sin embargo, se mantienen aún bloqueados por parte de los países europeos, que deben pactar por unanimidad las decisiones en este ámbito.

Füle aseguró que las discusiones en el seno de la Unión, entre otros con Chipre, para permitir nuevos avances siguen en curso.

En este sentido, Bagis confió en que el paso dado hoy sea "el primero de muchos intentos para asegurar una nueva primavera en las relaciones UE-Turquía" y adelantó que Erdogan prepara una visita a Bruselas para diciembre o enero.

Entre los próximos pasos figura la previsible firma de un acuerdo para la readmisión de ciudadanos que residen ilegalmente en territorio europeo o turco y el inicio de conversaciones para avanzar hacia la liberalización de visados, dos posibilidades "muy cercanas", según Bagis.

Las negociaciones para el ingreso de Turquía a la UE se iniciaron en 2005, pero han estado marcadas en todo momento por las dificultades derivadas del conflicto chipriota y el rechazo a la adhesión de líderes como el expresidente francés Nicolas Sarkozy.