• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Turquía bloquea YouTube para controlar un caso de espionaje al Gobierno

El gobierno del primer ministro Recep Erdoğan está buscando la eliminación de videos donde aparecen grabaciones telefónicas que dejan entrever posibles actos de corrupción del político, que deberá enfrentar las elecciones locales el próximo 30 de marzo | Foto: Archivo

El gobierno del primer ministro Recep Erdoğan está buscando la eliminación de videos donde aparecen grabaciones telefónicas que dejan entrever posibles actos de corrupción del político, que deberá enfrentar las elecciones locales el próximo 30 de marzo | Foto: Archivo

La difusión de la conversación confidencial ha añadido tensión a una campaña marcada por las acusaciones de corrupción y autoritarismo contra el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades turcas cerraron hoy el acceso a la red de vídeo YouTube, tras filtrarse una conversación en la que altos cargos especulaban sobre una intervención militar en Siria, en una fuga de información calificada de espionaje por el Gobierno y ante la que reaccionó con un nuevo acto de censura.

A tres días de las elecciones municipales, que todos los partidos ven como un referéndum respecto a la gestión del gabinete, la difusión de la conversación confidencial ha añadido tensión a una campaña marcada por las acusaciones de corrupción y autoritarismo contra el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

En la charla se escucha al titular de Exteriores, Ahmet Davutoglu, evaluar con jefes de las fuerzas de seguridad cómo fingir un ataque sirio a la tumba del sultán Solimán Sah, un minúsculo enclave turco en el norte de Siria.

"Miren, si hace falta una justificación, yo envío a cuatro hombres al otro lado y que lancen ocho misiles a unos terrenos baldíos, eso no es ningún problema, la causa se fabrica", se escucha decir a una voz atribuida a Hakan Fidan, jefe de los servicios secretos.

La oficina de Davutoglu confirmó que esa charla tuvo lugar y que trató sobre las amenazas procedentes de Siria, pero insistió en que partes de la conversación han sido manipuladas, aunque sin concretar de qué manera y sin desmentir ningún detalle concreto.

En otro momento de la conversación, el subsecretario de Exteriores, Feridun Sinirlioglu, sugiere que si tal ataque no se atribuyese al Gobierno sirio sino al Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, en sus siglas en inglés), la guerrilla islamista más radical de cuantas combaten en Siria, "habría fundamento en el derecho internacional".

"Se lo atribuiremos a Al Qaeda, pues en el contexto de Al Qaeda no hay problema", se escucha sugerir al subsecretario.

El cuarto participante en la conversación, el general Yasar Gürel, "número dos" del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, apunta que "ISIL está trabajando ahora junto al régimen sirio".

Escasas horas después de difundirse el vídeo, la Autoridad de Telecomunicaciones turca (TIB) ordenó el cierre de YouTube, una decisión administrativa posible desde la reforma legal del mes pasado, que permite estos bloqueos, aunque exige que sean refrendados por una decisión judicial en un plazo de 48 horas.

Antes de que se cortara el acceso, los quince minutos de charla -distribuidos en dos vídeos- habían sido visionados por decenas de miles de personas.

De hecho, aún es posible acceder al popular canal de vídeos, que en 2010 ya estuvo varios meses bloqueado, mediante un sencillo cambio de los parámetros de DNS del ordenador.

Erdogan calificó la filtración durante un mitin de "bajeza, vileza, ignominia y amoralidad" y prometió "ir a por los responsables", pero no se refirió a su contenido.

Poco después del cierre de YouTube, el Consejo Audiovisual de Turquía (RTÜK) prohibió a los medios de comunicación difundir "la grabación de la conversación que tiene lugar entre el ministro de Exteriores, el jefe de los servicios secretos y autoridades militares".

Davutoglu advirtió de que "realizar escuchas a altos cargos es una declaración de guerra abierta contra el Estado turco" y su ministerio emitió una nota en la que se consideraba lo sucedido un acto de espionaje y traición que sería castigado con todo el peso de la ley.

La Fiscalía de Ankara ha comenzado a investigar lo sucedido como un caso de espionaje, señala la emisora NTV.

El cierre de YouTube es el segundo ataque en una semana de las autoridades turcas contra las redes sociales.

La pasada semana se bloqueó el sistema de micromensajes Twitter, que junto a YouTube lleva semanas siendo recipiente habitual de filtraciones comprometedoras para el Gobierno.

Unas filtraciones que no han cesado durante la campaña para las importantes elecciones del domingo y que han aumentado la presión sobre el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan

La oposición política alertó hace días de que el Gobierno podría recurrir a alguna provocación para justificar una intervención bélica en Siria y desviar la atención de la campaña electoral y de los escándalos de corrupción que salpican al Ejecutivo.

Tanto la Comisión Europea como la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa han criticado a Ankara por el cierre de las redes sociales por considerarlo contrario a la libertad de expresión.