• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Turistas y vecinos se refugian de Odile en México

El viento sacude las palmeras en la plaza de Los Cabos, en México, el 14 de septiembre de 2014 / Foto AP

El viento sacude las palmeras en la plaza de Los Cabos, en México, el 14 de septiembre de 2014 / Foto AP

Las autoridades mexicanas evacuaron las zonas costeras y prepararon refugios para hasta 30.000 personas."Nos va a pegar, no arriesguen su vida", alertó Marcos Covarrubias, gobernador de Baja California Sur

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Residentes y turistas se refugiaron en albergues y salas de conferencias de los hoteles durante la noche, mientras el poderoso y amplio huracán Odile tocaba tierra en la península de Baja California.

En la zona abundan deslumbrantes complejos hoteleros, pequeñas comunidades pesqueras y barrios humildes de viviendas endebles. Los meteorólogos predijeron una peligrosa tormenta con grandes olas, así como densas lluvias capaces de provocar deslizamientos de tierras e inundaciones

.El Centro Nacional de Huracanes en Miami informó que el centro de Odile había tocado tierra en torno a las 9:45 de la noche PDT cerca de Cabo San Lucas. En el momento de tocar tierra, Odile tenía una intensidad estimada de 205 kilómetros por hora (125 millas por hora), y una estación automatizada cerca de Cabo San Lucas registró un viento sostenido de 144 kph (89mph) con ráfagas de 187 kph (116 mph).

La tormenta avanzaba hacia el norte-noroeste a 28 kph (17 mph).El lunes por la mañana, los vientos máximos sostenidos de la tormenta rondaban los 185 kph (115 mph) a su paso por la península.

Su centro se encontraba unos 230 kilómetros (140 millas) al este-sudeste de Cabo San Lázaro.Mientras el viento huracanado sacudía las palmeras bajo la intensa lluvia, la gente descansaba o empleaba revistas para abanicarse en abarrotadas habitaciones seguras.

Algunos hacían crucigramas o escuchaban música en sus teléfonos. En un hotel cerca de San José del Cabo, la electricidad se fue poco después del anochecer, y un generador mantenía las luces mínimas encendidas."Es un poco incómodo que no tengamos otra opción que sentarnos a esperar, eso me hace sentir un poco de miedo", explicó Denise Mellor, una turista californiana que acudió a uno de esos refugios.

Las autoridades mexicanas evacuaron las zonas costeras y prepararon refugios para hasta 30.000 personas."Nos va a pegar, no arriesguen su vida", alertó Marcos Covarrubias, gobernador de Baja California Sur.

Tras alcanzar una fuerza de categoría 4 el domingo, Odile se debilitó hasta categoría 3, pero seguía siendo una tormenta importante. El centro de huracanes de Estados Unidos alertó de posibles inundaciones en la costa y de lluvia de entre 5 y 10 pulgadas, con precipitaciones aisladas de hasta 15 pulgadas.

El domingo, agentes de policía con megáfonos recorrían las zonas vulnerables en Cabo San Lucas instando a la gente a evacuar."Me voy. Acá está muy peligroso. Más tarde vamos a quedar incomunicados y mi casa de madera y lámina de cartón no va aguantar mucho", dijo a la AP Felipa Flores, originaria del estado de Guerrero y habitante de la colonia El Caribe, mientras guardaba sus pertenencias principales en una bolsa de plástico y alistaba a sus dos hijos para irse al albergue.

Al menos 22 vuelos fueron cancelados. Algunos turistas acamparon en el aeropuerto internacional de Los Cabos esperando salir antes de la tormenta, pero las instalaciones suspendieron todas sus operaciones al final de la tarde.Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil en México, dijo que se habían preparado 164 albergues para hasta 30.000 personas en Baja California Sur.

Las autoridades emitieron una alerta por huracán desde Punta Abreojos a Loreto. Se declaró alerta máxima en las zonas en el camino de Odile o cerca, y se cerraron los puertos de Baja California.

En el Atlántico, Edouard alcanzó la categoría 2 de huracán a primera hora del lunes, al ganar fuerza con vientos máximos sostenidos de cerca de 165 kph (105mph), aunque permanece muy alejado de la costa y no supone ninguna amenaza.El centro de huracanes estadounidense señaló que el centro de Edouard se encontraba a 1.160 kilómetros (720 millas) al este-sureste de Bermuda, y avanzaba hacia el noroeste a 24 kph (15 mph).