• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Turistas saben que hay cólera en La Habana, pero no le temen

Miriam Rodríguez murió de cólera el 6 de enero en La Habana, es la víctima mortal de un brote que anunció el diario Granma, con 51 personas afectadas | AFP

Miriam Rodríguez murió de cólera el 6 de enero en La Habana, es la víctima mortal de un brote que anunció el diario Granma, con 51 personas afectadas | AFP

El Ministerio de Salud cubano informó que un brote de cólera fue detectado en La Habana, cuatro meses después de que un foco de esta enfermedad fuera erradicado en el oriente de Cuba tras dejar tres muertos y 417 infectados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"También tenemos cólera y dengue en Argentina y no por eso dejamos de hacer turismo", declaró Mariano Gómez, un profesor de música argentino que llegó hace dos días a La Habana para pasar unas vacaciones junto con su esposa y el martes supo que hay un brote de la enfermedad.

"El cólera está por todas partes, sólo tienes que cuidarte, y este país es una potencia en medicina", añadió Gómez, de 34 años, quien compraba en La Habana Vieja artesanías para llevar a sus familiares y amigos.

La pareja argentina, de cuyo país procede el mayor número de turistas latinoamericanos que visitan la isla, se acababa de enterar en la calle que La Habana sufre un brote de cólera, pues nadie le había informado sobre el tema en el Hotel Palacio O'Farrill, donde se hospeda.

Tampoco le habían informado sobre el brote en el Hotel Habana Libre al mexicano Carlos Manzano, un agente inmobiliario que regresará el viernes a su país después de diez días de vacaciones en la isla.

La francesa Eider Villegas, que recorría La Habana Vieja, conocía la noticia: "Estoy hospedada en casa de una amiga cubana que me contó".

"No estoy preocupada, lo que uno tiene es que hervir el agua y sobre todo no tomar nada en la calle", explicó Villegas en español a la AFP.

El Ministerio de Salud cubano informó este martes que un brote de cólera fue detectado en La Habana, cuatro meses después de que un foco de esta enfermedad fuera erradicado en el oriente de Cuba tras dejar tres muertos y 417 infectados.

Este es el primer foco de cólera en la capital cubana en más de un siglo.

El brote ha enfermado hasta ahora a 51 personas, pero Miriam Rodríguez, quien vive con su familia en el municipio Cerro, el más afectado de la ciudad, dijo que su hijo Ubaldo Pino, de 46 años, murió hace unos días de cólera, versión no confirmada por las autoridades.

El brote coincide con la temporada alta de turismo, que va desde diciembre a abril, y en momentos en que miles de canadienses, europeos y latinoamericanos visitan la isla.

Cuba, que recibió a casi tres millones de turistas en 2012, tiene en el turismo su segunda fuente de ingresos (2.500 millones de dólares en 2011), después de la venta de servicios profesionales (6.000 millones), sobre todo médicos, que presta a unos 70 países.

Miriam Rodríguez dijo que su hijo Ubaldo, un peluquero y barbero privado, murió por el cólera en un hospital de La Habana el 6 de enero.

"Murió de cólera y así está puesto en el certificado de defunción", declaró a AFP en la pequeña sala de su humilde casa en la calle Vista Hermosa 418.

La mujer explicó que aunque su hijo recibió una "muy buena atención" médica, no resistió porque estaba "muy deshidratado" y "muy deteriorado" debido a que "era un gran bebedor" de alcohol.

No obstante, sostuvo que "quizás si se hubiese conocido que había cólera, se hubiese corrido más rápido para el médico". Pino demoró dos semanas en buscar atención médica, hasta que fue llevado de urgencia el 5 de enero al hospital y falleció 24 horas después.

Blanca Tamayo, una jubilada de 72 años cuya casa colinda con la de Rodríguez, contó que tras la muerte de Pino, el barrio se "llenó de médicos y otros especialistas".

"Nos repartieron a los vecinos tabletas de doxiciclina (un antibiótico) y suficiente cloro para limpiarlo todo" y "también ordenaron cerrar todos los negocios de bebida y comida particulares en el Cerro", dijo Tamayo.

Arasay Silva, cuyo local de venta de discos musicales está al lado de 'El Gran Pizzero', uno de los negocios más prósperos del vecindario, explicó a AFP que las autoridades les ordenaron a los dueños de la pizzería que "cerraran el negocio hasta nuevo aviso".