• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Sustituyen pico de un tucán con tecnología 3D

El animal fue tomado hace un año por el Centro de Rescate Animal ZooAve | BBC Mundo

El animal fue tomado hace un año por el Centro de Rescate Animal ZooAve | BBC Mundo

El ave llamado Grecia, que fue golpeado con un palo por unos jóvenes que la arrancaron parte de su pico, ya cumplió ocho semanas con su nueva prótesis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tucán agredido que perdió parte de su pico hace un año en Costa Rica recibió una prótesis en 3D y puede alimentarse por sí mismo, informó hoy el Centro de Rescate animal ZooAve.

El tucán, llamado Grecia, que fue golpeado con un palo por unos jóvenes arrancándole parte de su pico, ya cumplió ocho semanas con su nueva prótesis.

Pese a que Grecia ya cuenta con una prótesis de pico confeccionada en 3D, los medios de comunicación y el público en general que lo quiera visitar tienen acceso restringido.

El ZooAve firmó un contrato con un canal estadounidense al que brindó los derechos de divulgación al proceso de diseño y elaboración de la prótesis.

"Todo este proceso fue documentado por una importante cadena de televisión, la cual nos pidió un contrato de exclusividad sobre las imágenes audiovisuales de Grecia por lo que no es posible enviar vídeos de su nuevo pico, además de cierta información que se mostrará más detallada en el documental", indicó la institución en un comunicado de prensa.

El animal fue tomado hace un año por el Centro de Rescate Animal ZooAve para valorar la opción de colocarle una prótesis, ya que no podía comer por sí solo.

En el Congreso de Costa Rica se impulsa un proyecto Ley de Bienestar Animal que pretende castigar con penas de hasta tres años de prisión y montos económicos a quienes torturen, maltraten y maten a los animales sin razón alguna.

Dentro de los casos más extremos de maltrato se encuentran ataques con machete, disparos, mutilaciones y quemaduras con ácido, hasta violaciones y casos de negligencia y abandono.

En este momento, la legislación costarricense no tipifica estos actos como delitos penales, por lo que los agresores quedan impunes.