• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Tribunal de Casación egipcio confirma condena de 3 años a Mubarak e hijos

Expresidente egipcio, Hosni Mubarak / Archivo

Expresidente egipcio, Hosni Mubarak / Archivo

La Fiscalía los acusó de apropiación indebida en los presupuestos generales de los palacios presidenciales, entre 2002 y 2011 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Tribunal de Casación confirmó hoy la condena de tres años de prisión al expresidente egipcio Hosni Mubarak y sus dos hijos, Alaa y Gamal, por apropiación de fondos públicos reservados para los palacios presidenciales.

El tribunal rechazó el último recurso posible presentado por el abogado de los condenados, Farid al Dib, que pidió la anulación de la condena, y de esta manera el fallo es definitivo e inapelable.

El pasado 12 de diciembre, la Fiscalía egipcia solicitó al Tribunal de Casación que rechazase el recurso presentado por Al Dib, que pidió que se les declarase inocentes a los tres condenados.

Alaa y Gamal obtuvieron su libertad en octubre pasado después de pasar más de tres años en prisión preventiva, debido a esta y otras causas judiciales.

El exmandatario y sus dos hijos fueron condenados a tres años de cárcel el 9 de mayo pasado por el Tribunal Penal de El Cairo, en la repetición del juicio por el desfalco de los palacios presidenciales.

También fueron condenados al pago de una multa conjunta de 125 millones de libras egipcias (aproximadamente 17 millones de dólares), la misma cantidad de la que se les acusa de haberse apropiado indebidamente.

Aunque el Tribunal de Casación confirmó la pena, los hijos de Mubarak no irán a la cárcel, al haber pasado ya más de tres años entre las rejas.

Sin embargo, tendrán antecedentes penales, por lo que en principio se les priva de derechos políticos y de la posibilidad de ser funcionarios públicos.

Mubarak, de 87 años, lleva ya detenido más de tres años, la mayor parte del tiempo bajo vigilancia en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Maadi, debido a su deteriorado estado de salud.

La Fiscalía acusó a Mubarak, en calidad de servidor público como presidente del país, y a sus dos hijos de apropiación indebida en los presupuestos generales de los palacios presidenciales, entre 2002 y 2011.