• Caracas (Venezuela)

Multimedia

Al instante

galería

Trabajando en Google

La sede de Google Inc., en Toronto, Canadá ofrece una mirada interna a lo que es trabajar en tan particular empresa

  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch
  • 780x506 Desde mesas de pool y campos de mini golf, hasta gimnasios y cabinas musicales, las jornadas de trabajo en el motor de búsqueda más grande del mundo es una experiencia única | REUTERS/Mark Blinch

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share: