• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Tokio recibió último video del EI horas antes de que apareciera en internet

El Estado Islámico pidió una recompensa de $200 millones para liberar a dos rehenes japoneses / Archivo

El Estado Islámico pidió una recompensa de $200 millones para liberar a dos rehenes japoneses / Archivo

El Gobierno nipón sigue analizando el audio y la fotografía, pero ha insistido en que "hay muchas posibilidades" de que el material sea real

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno japonés recibió el último video en el que aparece uno de los dos rehenes nipones en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) varias horas antes de que apareciera en internet, reveló hoy el diario Asahi.

La recepción del video el pasado 24 de enero motivó una llamada del primer ministro nipón, Shinzo Abe, al rey Abdulá de Jordania en torno a las 5:30 pm, detalló el diario.

El video -que en realidad es una grabación de audio e imágenes fijas en las que el periodista Kenji Goto sostiene instantáneas de Haruna Yukawa, el otro rehén nipón, que aparece supuestamente degollado en una de ellas- no pudo verse en internet hasta pasadas las 11:00 pm de ese mismo día.

A día de hoy, el Gobierno nipón sigue analizando el audio y la fotografía, pero ha insistido en que "hay muchas posibilidades" de que el material sea real.

En la grabación, en la que supuestamente es Goto el que habla, se afirma que ya no es necesario abonar el rescate de 200 millones de dólares que exigía el EI para liberar a ambos, porque ahora el grupo yihadista pide la excarcelación de una extremista condenada a muerte en Jordania.

El modo de operar del EI en el caso de los dos nipones secuestrados no se corresponde aparentemente con raptos anteriores de ciudadanos de otros países, en los vídeos que se subieron directamente a internet y no se medió directamente con las partes implicadas.

Además de remitir el vídeo al Gobierno nipón, a principios de enero el EI solicitó directamente a la esposa de Kenji Goto un rescate de 17 millones de dólares (15,1 millones de euros), reveló la semana pasada la cadena pública nipona NHK.