• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Tensión Venezuela-EE UU copará cumbre regional

“Si Irán hace trampa, el mundo lo sabrá”, destacó el presidente Obama | Foto EFE

Foto EFE

La Casa Blanca confirmó que Obama se propone tratar el asunto con todos los líderes latinoamericanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tensión entre Venezuela y Estados Unidos será una piedra en el zapato para los líderes que asistirán a la VII Cumbre de las Américas, que en principio parecía destinada a ser una celebración del acercamiento entre Washington y La Habana.

Cuba estuvo excluida de las citas continentales desde 1994 –cuando se realizó la primera en Miami–por la férrea oposición de Estados Unidos. Pero en la sexta cumbre, celebrada en Cartagena en 2012, los países de América Latina sostuvieron que esa sería “la última sin Cuba”.

Panamá, anfitrión de la reunión de este año, trabajó desde el inicio para que la isla estuviera presente, pero recibió una gran ayuda en diciembre con el acuerdo que Estados Unidos y Cuba anunciaron para restablecer sus relaciones diplomáticas.

“Será una cumbre histórica, que encontrará un continente unido y buscándose a sí mismo”, celebró en su momento el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. El clima de festejo, sin embargo, fue suplantado por la preocupación ante las tensiones entre Caracas y Washington.

Desde el 9 de marzo, cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, amplió unas sanciones a funcionarios venezolanos y declaró al país como una amenaza extraordinaria a la seguridad nacional, Caracas ha protestado en todos los foros internacionales.

En América Latina –donde el gobierno del mandatario Nicolás Maduro había perdido bastante crédito con el impacto que causó la detención del alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma– el rechazo a la calificación de amenaza usada por Washington fue unánime, aunque con distintos matices.

Las condenas más duras fueron manifestadas por los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, incluida Cuba, cuyo presidente, Raúl Castro, declaró que en Panamá rechazará “toda tentativa de aislar y amenazar a Venezuela”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, subió más el tono y exigió que Obama derogue la declaración y le pida perdón a Venezuela, pues de otro modo se enfrentará en Panamá a los líderes antiimperialistas de América Latina.

Otros países, como Brasil, se limitaron a sentar posición mediante organismos regionales, como la Unión de Naciones Suramericanas, que calificó la postura de Estados Unidos como una “amenaza injerencista a la soberanía”.

La Casa Blanca, por su parte, confirmó que Obama se propone tratar el asunto con todos los líderes latinoamericanos en Panamá. Maduro, que pretende llegar con una carta firmada por diez millones de personas contra las amenazas de Washington, también planteará el tema.


¿Cómplices o mediadores?. La Cumbre de las Américas también es considerada histórica por la oposición de Venezuela. “Será un reto para todos los demócratas de América Latina y del mundo, que observan si los gobiernos actuarán como cómplices del primitivismo o como mediadores en busca de un hemisferio volcado a construir la unidad en la pluralidad”, dijo Milos Alcalay, comisionado de Asuntos Internacionales de la Alcaldía Mayor de Caracas.