• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Tailandia levantará el estado de excepción en el sur del país

El miércoles pasado, 16 rebeldes islámicos murieron cuando asaltaron armados con fusiles automáticos y chalecos antibalas un cuartel militar en la provincia de Narathiwat

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tailandia ha anunciado que sustituirá el estado de excepción en el sur del país por la más benevolente Ley de Seguridad Interna (ISA), sometido a la violencia independentista, informó hoy la prensa local.

El anuncio del Consejo de Seguridad Nacional se produce casi una semana después de las muertes de 16 insurgentes musulmanes en un ataque a un cuartel militar y de las explosiones que el fin de semana acabaron con las vidas de tres milicianos.

Tras reunirse con la primera ministra, Yingluck Shinawatra, el secretario general del consejo, Paradorn Pattanathabutr, indicó que el objetivo es reducir las estrictas normas de seguridad y fomentar la defección de los rebeldes.

El estado de excepción, vigente en las provincias de Yala, Pattani y Narahiwat desde 2005, permite la detención de los sospechosos durante 30 días sin juicio y da poderes extraordinarios al Ejército.

Paradorn afirmó que la ISA facilita el proceso de los insurgentes musulmanes que quieran abandonar la lucha armada, aunque no precisó cuándo se efectuará el cambio en las normas de seguridad.

Aunque la ISA supone mayor libertad de movimiento y derechos para los locales, el Ejército aún podrá invocar la ley marcial para detener a sospechosos durante siete días sin juicio previo ni acusación particular en caso de emergencia.

El miércoles pasado, 16 rebeldes islámicos murieron cuando asaltaron armados con fusiles automáticos y chalecos antibalas un cuartel militar en la provincia de Narathiwat.

Como represalia, los insurgentes atentaron el fin de semana con varias bombas caseras en Pattani, de las que una causó tres muertos y dañó varios locales y decenas de vehículos.

Los atentados con armas ligeras, asesinatos y atentados con explosivos en las provincias sureñas de Pattani, Narathiwat y Yala se repiten casi a diario a pesar del despliegue de unos 40.000 efectivos de las fuerzas de seguridad.

Más de 5.300 personas han muerto y unas 9.000 han resultado heridas en las citadas tres provincias del sur desde que el movimiento de liberación islámico retomó la lucha armada en 2004.

Los insurgentes denuncian la discriminación que sufren por parte de la mayoría budista del país y exigen la creación de un Estado islámico que integre las tres provincias de mayoría musulmana, que configuraron el antiguo sultanato de Pattani, anexionado por Tailandia hace un siglo.