• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Susan Rice reapareció tras roces con Rusia y los republicanos

La representante permanente de Estados Unidos en la ONU, Susan Rice / AFP

La representante permanente de Estados Unidos en la ONU, Susan Rice / AFP

La nueva consejera estadounidense en Seguridad nacional ayudó a cambiar la imagen de arrogancia que se atribuía a Washington en la ONU, logró apoyo a sanciones contra Irán y medidas colectivas sobre Libia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Susan Rice, la nueva consejera estadounidense en Seguridad nacional, ha dado y recibido no pocos golpes en el duro y resbaladizo campo de la diplomacia internacional.

Rice, miembro del gabinete del presidente Barack Obama desde el inicio de su administración, ha enfrentado a sus homólogos rusos y chinos en el Consejo de Seguridad de la ONU, a menudo en términos poco diplomáticos, sobre la guerra en Siria y antes en relación al conflicto en Libia.

Ella ayudó a cambiar la imagen de arrogancia que se atribuía a Washington en la ONU y a lograr apoyo a sanciones contra Irán, así como medidas colectivas sobre Libia.

Los enfrentamientos con el embajador ruso Vitaly Churkin ya forman parte de la leyenda del Consejo de Seguridad, al mismo nivel que sus confrontaciones con los congresistas republicanos.

Churkin dijo esta semana al Washington Post que en una reunión de embajadores había expresado que para él "si no tenía una pelea con la embajadora Rice, consideraba el día perdido. Pero era una broma".

En diciembre de 2011, Rice acusó a Churkin de desplegar "una cortina de humo" sobre ataques aéreos de la OTAN en Libia para desviar la atención de lo que estaban haciendo las fuerzas del presidente Bashar al Asad en Siria.

Rice, de 48 años, es considerada una diplomática efectiva, aunque no siempre usa un lenguaje diplomático para los cánones del Consejo de Seguridad.

Diplomáticos la citan usando epítetos tales como "basura" y "mierda" para describir ideas y argumentos con los que no concuerda.

"Ella tiene el estilo Susan Rice, pero defiende los intereses de Estados Unidos de la manera que la administración espera" que lo haga, dijo un experimentado diplomático occidental.

"Soy una jugadora de equipo, es lo que se necesita para ser una conductora efectiva", dijo Rice, una entusiasta jugadora de básquetbol, en una entrevista con la Radio Pública nacional en 2009, luego de ser nombrada embajadora ante la ONU.

Egresada de la universidad de Stanford University, continuó sus estudios en la Oxford University de Inglaterra, con una beca de Rhodes. En 1993, Rice se integró al Consejo de Seguridad Nacional durante el mandato de Bill Clinton y en 1997 fue nombrada subsecretaria de Estado para Africa.

Intentó poner fin a la guerra entre Etiopía y Eritrea, pero fue parte del fracaso de la administración Clinton en evitar el genocidio en Ruanda en 1994.

Rice puede sin embargo pensar que sus dificultades en el área diplomática no son nada comparadas con los ataques que enfrentó por parte de los republicanos cuando fue nominada para dirigir el departamento de Estado el año pasado.

Ella empleó todas sus energías en mostrar su capacidad para desempeñar el puesto, según fuentes diplomáticas. Pero sus comentarios basados en información de inteligencia sobre un ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia) el 11 de setiembre, convirtieron su candidatura en un campo de batalla política.

En el ataque murieron cuatro estadounidenses, incluido el embajador Christopher Stevens y Rice fue acusada por los republicanos de engañar a los estadounidenses sobre el origen de la acción.

Mensajes electrónicos entre altos funcionarios de la administración publicados recientemente demostraron que Rice no tuvo intervención alguna en la redacción de los argumentos públicos sobre ese ataque, que afirmaban que el asalto al consulado se produjo en medio de una protesta espontánea antiestadounidense, no de un ataque terrorista planificado.