• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Sule Öztunç: “La gente de Oriente Medio tiene derecho a vivir con democracia, justicia y libertad”

Öztunç: "Somos un país europeo, asiático, medio oriental, balcánico, caucásico  ymediterráneo" | Foto Leonardo Guzmán

Öztunç: "Somos un país europeo, asiático, medio oriental, balcánico, caucásico ymediterráneo" | Foto Leonardo Guzmán

Ankara y Caracas mantienen buenas relaciones, pero la nueva representante turca en el país considera que hay espacio para mejorarlas aún más. Destaca que ambas economías no compiten sino que son complementarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las relaciones entre Venezuela y Turquía están en un buen momento. El intercambio comercial se ha multiplicado por diez en la última década y la cooperación bilateral incluye proyectos en muchas áreas, incluida la construcción de viviendas.

La embajadora de Turquía en Venezuela, Şule Öztunç, cree que es posible mejorarlas aún más. “A pesar de la distancia geográfica entre ambos países, creo que tenemos muchas cosas en común y que hay mucho potencial para desarrollar las relaciones”.

Su misión en Venezuela comienza justo a tiempo para celebrar el noventa aniversario de la fundación de la República de Turquía, que se cumple mañana. Cree que la fecha es adecuada para repasar los logros de su país y el papel que desempeña en el mundo.


–¿Cuáles son los principales logros de la República de Turquía en 90 años?

–Turquía se convirtió en 1923 en una república democrática y secular. Desde entonces ha habido muchos logros. Entre los más importantes están: sustituir el alfabeto arábico por el occidental, implementar un sistema económico orientado a valores universales, dar derecho al voto a las mujeres en 1934 (antes que algunos países europeos). Esa es la parte histórica, en los últimos 10 años también hay logros.


–¿Cuáles?

–Somos la decimosexta economía del mundo y la sexta de Europa, con un producto interno bruto cercano al billón de dólares y una balanza comercial de 400 millardos de dólares. En materia de política exterior, tenemos un papel cada vez más activo. Algunos hablan de un cambio, pero no es así. La política exterior sigue orientada por los valores universales que siempre hemos defendido y mantiene los mismos objetivos. Quizás han cambiado los medios usados, que se han diversificado. Por ejemplo, somos más activos en la asistencia a países en desarrollo y hemos invertido casi 3 millardos de dólares en más de 100 países, incluidos algunos de América Latina.


–¿Cómo están las relaciones con Venezuela?

–Tenemos relaciones diplomáticas desde 1957, fue uno de los primeros países de América Latina donde tuvimos representación. Venezuela es un país con recursos naturales abundantes y que está llamado a desempeñar un papel relevante en el ámbito internacional. Por eso creemos que es importante mantener buenas relaciones y mi objetivo como embajadora es mejorarlas.


–¿Qué se puede hacer para mejorarlas?

–Hay un gran potencial para desarrollar las relaciones. Turquía tiene mucho que ofrecer a Venezuela y viceversa. Nuestra balanza comercial se ha multiplicado por 10 en los últimos 10 años. Y nos gustaría llevarla más allá. Un sector en que trabajamos juntos es la construcción. Hay varias compañías turcas edificando viviendas e infraestructuras en Venezuela. Hemos construido 1.400 casas para la Misión Vivienda.


–¿En qué otros sectores pueden cooperar?

–Hay mucho potencial para el comercio. Turquía tiene una gran industria de producción de alimentos, como frutos secos y pasta, entre otros. Venezuela puede ofrecernos petróleo y derivados porque nosotros, a pesar de estar rodeado de productores de crudo, no contamos con este recurso. Nuestras economías no compiten entre sí, sino que son complementarias. Es otra buena razón para mejorar las relaciones.


–En noviembre se reanudarán las negociaciones para el ingreso pleno a la Unión Europea. ¿Cuáles son las expectativas de Turquía?

–Entrar a la Unión Europea es una de las metas principales de nuestra política exterior. En 1963 nos convertimos en Estado asociado, en 1996 entramos en la unión aduanera y en 2005 comenzamos a negociar el ingreso pleno. En la planificación del centenario, un objetivo importante es que Turquía esté en la Unión Europea para 2023. Cualquier relación que no sea la membresía escapa de nuestros intereses.


–¿Por qué hasta ahora no se ha logrado ese objetivo?

–Esto debe ser visto como un proceso que, por nuestras características, tiene más aristas. No es lo mismo un país de 5 millones de habitantes que nosotros. Es un proceso que toma su tiempo y eso lo vemos como una oportunidad para que sea lo más beneficioso posible para ambas partes. Si la Unión Europea desea jugar un papel más importante en el ámbito global, contar con Turquía entre sus miembros puede ayudar.


–Turquía también forma parte de Oriente Medio. ¿Cuál es su papel en la región?

–Los turcos nos consideramos un país europeo, asiático, medio oriental, balcánico, caucásico y mediterráneo. Lamentablemente Oriente Medio atraviesa por un período de gran inestabilidad. Hay muchos problemas que necesitan ser resueltos. Turquía intenta aportar estabilidad a la región. No buscamos imponernos sino actuar como un modelo a seguir. Ofrecemos nuestra experiencia en la democracia para los otros países.


–¿Y en Siria que, por las dimensiones del conflicto y la cercanía con su país, les afecta directamente?

–Lo que ocurre en Siria es un desastre humanitario que Turquía lamenta profundamente. Nuestra posición ha sido que los reclamos de democracia y justicia deben ser atendidos. Siria y la región atraviesan un proceso de transformación que debió producirse hace tiempo, porque la gente de Oriente Medio tiene derecho a vivir con democracia, justicia y libertad. Son exigencias legítimas y Turquía siempre apoyará el logro de las mismas.


–¿La posición sobre Siria puede ser un punto de desencuentro con Venezuela, que ha respaldado al régimen de Bashar Al Assad?

–Creo que a Turquía y Venezuela les gustaría ver al final la misma foto: el fin de las hostilidades y de las muertes en Siria. También nos gustaría ver una región libre de armas químicas. Estos son valores que compartimos. No hay que buscar los puntos que nos dividen sino los de convergencia.


–¿Cómo es la relación del país con los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica)? ¿Se identifica con este grupo?

–Sin querer caer en las categorizaciones, creo que las cifras hablan por sí solas. Turquía tiene un crecimiento anual de 5,2%, lo cual la sitúa entre los primeros países de la Organización de Cooperación y Desarrollo. Tenemos buenas relaciones con todos los países BRICS, tanto en lo individual como en el contexto del G-20.


–¿Cuál es la posición de Turquía sobre la reforma de la ONU?

–Turquía está entre los países que piensa que la ONU necesita una reforma. Porque se fundó después de la Segunda Guerra Mundial y refleja las dinámicas de esa época. Han ocurrido muchos cambios desde entonces. Nos gustaría que el Consejo de Seguridad tuviera una representación más democrática y pluralista, también que la ONU sea más activa y eficaz en la resolución de los conflictos en el mundo.