• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Strauss-Kahn se libra, por tercera vez, de una acusación de violación

Strauss-Khan / EFE

Strauss-Khan / EFE

Los abogados pidieron el pasado 26 de septiembre la anulación de esos cargos, pero la Fiscalía sostiene que "hay indicios graves y concordantes que justifican la imputación"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn se libró de una de las acusaciones que pesaban contra él en Francia, la de "violación en grupo", por la que la Fiscalía había abierto una investigación que cerró al no encontrar indicios de delito.

Es la tercera vez que Strauss-Kahn se quita de encima una acusación de violación, algo que le sucedió con una empleada de hotel de Nueva York y con la periodista francesa Tristane Banon.

El testimonio de la prostituta que fundó en mayo pasado la apertura de una investigación por un presunto delito de violación en grupo durante las orgías organizadas para Strauss-Kahn ha servido de base para cerrarla, según informó hoy la Fiscalía de Lille, en el norte del país.

Las pesquisas habían sido ordenadas dentro del llamado caso del "Carlton de Lille", en el cual el exresponsable del FMI está imputado por un delito de proxenetismo agravado en banda organizada, por la participación de prostitutas en esas fiestas libertinas.

Los investigadores se toparon con el testimonio de una de las prostitutas que invitaba a pensar que había sido forzada.

La joven, identificada como Marion, de nacionalidad belga y que en la actualidad tiene 26 años, narró que en una de las orgías, que tuvo lugar el 16 de diciembre de 2010 en un hotel de Washington próximo a la Casa Blanca, Strauss-Kahn le obligó a mantener una relación sexual mientras otro de los participantes le sujetaba por las muñecas.

Ella dejó claro que no quería, pero aseguró que no gritó para impedirlo, versión que corroboró otra de las participantes en la fiesta sexual.

Marion no presentó denuncia, pero la Fiscalía decidió abrir una investigación para aclarar los hechos. La prostituta belga no acudió a ninguna de las citaciones de la policía francesa y finalmente envió un correo en el que dejaba claro que no había habido violación.

Afirmó que el hecho de que fuera sujetada por las muñecas era "un juego sexual" y que, aunque inicialmente rechazó la relación, finalmente la "aceptó sin ser obligada".

"En el momento en el que la víctima declara que consintió, no se reúnen los elementos consecutivos de violación y, por tanto, la infracción no existe", explica la Fiscalía de Lille.

Para el abogado de Strauss-Kahn, Richard Malka, la decisión de archivar la causa es "lógica" dado que se trataba "de un caso totalmente vacío, sin ningún fundamento", al tiempo que se mostró confiado en que sucederá lo mismo con el resto de las acusaciones.

Los letrados esperan con ansia la decisión judicial del próximo 28 de noviembre, cuando la Justicia tiene previsto pronunciarse sobre su petición de anular la implicación de su cliente en el caso del "Carlton de Lille".

Ese es el último fleco judicial que resta en Francia a Strauss-Kahn, que se ha ido liberando de todas las acusaciones de ámbito sexual lanzadas contra él desde que en mayo de 2011 una empleada del hotel Sofitel de Nueva York le acusara de violación, lo que acabó con su carrera política.

En octubre pasado, la Justicia cerró la investigación por intento de violación a la periodista Tristane Banon, que poco después de los hechos de Nueva York denunció unos hechos ocurridos en 2003.

Resta la acusación de proxenetismo agravado por su participación en orgías en las que se contrataban prostitutas.

Los abogados pidieron el pasado 26 de septiembre la anulación de esos cargos, pero la Fiscalía sostiene que "hay indicios graves y concordantes que justifican la imputación" de Strauss-Kahn.

Para el letrado Henri Leclerc, que también defiende al político, esa causa será archivada porque su cliente sostiene que no conocía que las participantes en las orgías eran prostitutas.

"Pero incluso en el caso de que lo conociera, él participó como cliente y la ley no considera a los clientes de la prostitución como proxenetas", aseguró el abogado.

A Strauss-Kahn le queda otro proceso abierto en Estados Unidos, esta vez en el terreno civil, por la empleada del Sofitel que le acusó de violación.

La Justicia estadounidense archivó las acusaciones penales en agosto de 2011 ante las incoherencias de la acusadora, pero mantiene abiertas las civiles, por las que la mujer reclama una indemnización económica.

El exresponsable del FMI, por su parte, presentó una denuncia contra la empleada del hotel, a la que reclama un millón de euros por los daños causados por sus acusaciones.