• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Strauss-Kahn, fue absuelto de la acusación de proxenetismo

Dominique Strauss-Kahn, exdirector del Fondo Monetario Internacional. (Foto: cortesía de AFP)

Dominique Strauss-Kahn, fue absuelto de la acusación de proxenetismo (Foto: cortesía de AFP)

Se le exculpó a él y doce personas más, por no tener pruebas del delito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dominique Strauss-Kahn, apartado desde hace más de cuatro años de la política activa por sucesivos escándalos sexuales, fue hoy absuelto de la acusación de proxenetismo en relación con las orgías con prostitutas cuando era director del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Tribunal Correccional de Lille (norte de Francia) le exculpó a él y a doce de los otros trece inculpados de los cargos por los que fueron responzabilizados, como organizadores de una red de prostitutas al servicio de Strauss-Kahn.

Tras el juicio ejecutado el pasado febrero, en el que la Fiscalía ya había solicitado la absolución del exministro de Finanzas y aspirante a la candidatura socialista para las presidenciales francesas de 2012 (conocido por sus iniciales, DSK), el tribunal consideró que no había pruebas de delito.

Aunque quedó establecido que el político tuvo "un comportamiento de cliente" con las mujeres que acudieron a esas orgías entre 2007 y 2011, cuando estaba al frente del FMI, los magistrados hicieron notar que no se trata de una infracción de la legislación.

Además, señalaron que no se presentaron en la vista pruebas concluyentes para establecer que Strauss-Kahn supiera que las mujeres que participaban en las orgías eran prostitutas, tal y como argumentó la defensa del político socialista durante las tres semanas del proceso.

El Tribunal Correccional de Lille coincidió igualmente en que la vestimenta o las prácticas sexuales de esas prostitutas no eran razón suficiente para justificar que DSK, de 66 años, fuera consciente de que eran profesionales del sexo.

Las propias prostitutas, que se habían constituido en acusación particular, retiraron las demandas de indemnización contra él hacia el final del juicio, a tenor de sus escasas posibilidades de éxito.

Sólo uno de las otras trece personas que se sentaron junto a Strauss-Kahn en el banquillo terminó condenado: René Kojfer, el que fuera responsable de relaciones públicas del hotel Carlton de Lille, establecimiento que sirvió de base de operaciones para la red de prostitutas.

Kojfer fue sentenciado a un año de cárcel exento de cumplimiento al aparecer como el verdadero eje de la organización, gracias a una nutrida agenda que le permitía poner en contacto a las mujeres, que cobraban por sus servicios.

Strauss-Kahn dejó en manos de sus abogados la reacción pública a su absolución y se fue del tribunal por una puerta que le permitió evitar a las decenas de cámaras y micrófonos, no sin antes soltar en la sala de audiencias una conclusión: "Todo eso para esto. ¡Menuda destrucción!".

Uno de sus letrados, Henri Leclerc, denunció que el juicio y el veredicto han puesto en evidencia la dimensión "totalmente ideológica" de esta instrucción, de la que se empezó a tener noticia poco después de que DSK cayera en desgracia en mayo de 2011 al ser detenido en Nueva York por las acusaciones de violación de una empleada del hotel de lujo donde se alojaba.

Leclerc se quejó de que con su cliente se quiso dar a este caso "un contenido que no tenía" y que la acusación "se basaba en criterios morales y no jurídicos" y que, en definitiva, "no había ningún hecho para que se pudiera decir que había cometido un delito de proxenetismo".

"Este veredicto (...) debería permitir reflexionar a todos sobre lo que es una instrucción secreta", comentó tras insistir en que "sabíamos que el debate contradictorio y público mostraría el vacío de este sumario".

Otro de los absueltos en Lille, el conocido proxeneta Dominique Alderweireld, alias "Dodo la Saumure", dijo estar "muy agradablemente sorprendido" por el veredicto, teniendo en cuenta que la fiscalía había pedido para él prisión firme.

Estimó también que la acción de los jueces instructores fue "política" y que su objetivo era hundir la carrera deStrauss-Kahn.

DSK queda limpio de la acusación de proxenetismo y de la amenaza de una condena potencial de hasta 10 años de cárcel y 1,5 millones de euros, pero un eventual restablecimiento de su figura pública que le permitiera volver a la política parece imposible.

Su imagen es inseparable de los detalles de sus correrías sexuales con prostitutas conocidos durante el juicio y ya había quedado muy tocada con el escándalo de Nueva York, aunque la empleada del Sofitel acabara retirando los cargos tras obtener una compensación económica.