• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Stephen Harper iniciará periplo por Reino Unido, Francia e Irlanda

El primer ministro canadiense, Stephen Harper | Reuters

El primer ministro canadiense, Stephen Harper | Reuters

El primer ministro canadiense partirá este martes hacia Europa para realizar una gira antes de participar en la Cumbre del G8, que se celebrará en Irlanda del Norte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, parte mañana hacia Europa para realizar una gira por el Reino Unido, Francia e Irlanda antes de participar en la Cumbre del G8, que se celebrará en Irlanda del Norte.

Harper visitará Reino Unido del 11 al 13 de junio, Francia del 14 al 15 de junio e Irlanda del 15 al 17 de este mes acompañado de sus ministros de Finanzas, Jim Flaherty, Asuntos Exteriores, John Baird, Comercio Internacional, Ed Fast, y Recursos Naturales, Joe Oliver.

La Cumbre del G8 está programada para los días 17 y 18 de junio.

Harper dijo a través de un comunicado que "la Cumbre del G8 de este año se produce en un momento de débil crecimiento económico global y desafíos a la seguridad internacional".

"Es crítico que los miembros del G8 ser reúnan para discutir estos asuntos y espero reunirme con mis colegas del G8 para responder a cuestiones como el libre comercio, enfrentar la evasión fiscal y promover transparencia y responsabilidad, particularmente en el sector de la extracción", añadió Harper.

Pero Harper también tiene previsto tratar con sus colegas europeos la marcha de las negociaciones para la firma de un acuerdo comercial entre Canadá y la Unión Europea (UE) y que en estos momentos se encuentran atascadas en los puntos más problemáticos tras meses de reuniones.

Canadienses y europeos están atascados en las exportaciones de vacuno canadiense y el acceso de Europa al sector financiero y los contratos públicos en Canadá. La explotación de las reservas petrolíferas canadienses de las arenas bituminosas de Alberta también es un tema conflictivo.

Precisamente, Francia e Irlanda (dos de las escalas de Harper en Europa) son los dos países que más se oponen a la petición canadiense de exportar más de 40.000 toneladas de vacuno al año a la Unión Europea.

El pasado viernes, el director de comunicaciones de Harper, Andrew MacDougall, rebajó las expectativas de que durante su presencia en Europa, el primer ministro canadiense pueda acelerar la negociación que para Ottawa sería un éxito, especialmente porque el acuerdo debería haber sido firmado en 2012.

MacDougall dijo durante una teleconferencia con medios de comunicación: "hemos estado en la mesa de negociaciones desde hace tiempo, intentando obtener un acuerdo que responde a los intereses canadienses".

"Estamos tratando de firmar el acuerdo comercial más completo en la historia de Canadá, que implica múltiples niveles de Gobiernos y todavía no estamos preparados", añadió MacDougall.

El portavoz del primer ministro recalcó que "no espero que estemos en la posición de firmar el acuerdo la próxima semana".

Los partidos de la oposición, el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) y el Partido Liberal (PL), temen que el gobernante Partido Conservador (PC) de Harper se vea forzado a firmar de forma apresurada un acuerdo en el que ha invertido gran parte de su imagen.

Harper y el Partido Conservador se encuentran bajo constante acoso en Canadá, especialmente en las últimas semanas desde que se supo que el exjefe de Gabinete de Harper, Nigel Wright, pagó 90.000 dólares a un senador conservador que había reclamado de forma inapropiada decenas de miles de dólares en gastos.

Wright dimitió una semana después de conocerse el pago, pero Harper todavía no ha aclarado los detalles del acuerdo entre Wright y el senador Mike Duffy, lo que está dañando su imagen.

Las últimas encuestas señalan que Harper y los conservadores se encuentran por detrás de los liberales y perderían las elecciones generales si se celebraran hoy.

Harper tiene hasta 2015 para volver a ganar el favor del electorado y el acuerdo comercial con la Unión Europea es contemplado como una pieza fundamental en su recuperación.