• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Al Sisi encarga al tecnócrata Mehleb que vuelva a formar gobierno en Egipto

El primer ministro egipcio, Ibrahim Mehleb, aseguró que se impondrá una multa a quienes se abstengan de votar /EFE

El primer ministro egipcio, Ibrahim Mehleb, aseguró que se impondrá una multa a quienes se abstengan de votar /EFE

Ibrahim Mehleb, un tecnócrata que asumió la jefatura del Ejecutivo en febrero pasado, deberá crear un nuevo gabinete después de la dimisión en bloque del actual "para ceder el camino a la elección de lo que (Al Sisi) vea adecuado para servir a la patria"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, encargó hoy al primer ministro dimisionario, Ibrahim Mehleb, que forme un nuevo Gobierno para abordar la crisis económica, entre otros asuntos, hasta los próximos comicios legislativos.

Mehleb, un tecnócrata que asumió la jefatura del Ejecutivo en febrero pasado, deberá crear un nuevo gabinete después de la dimisión en bloque del actual "para ceder el camino a la elección de lo que (Al Sisi) vea adecuado para servir a la patria".

Así lo explicó en una carta el Gobierno interino de Mehleb, que hoy renunció, como estaba previsto tras la investidura ayer del nuevo mandatario.

Nada más dimitir, Mehleb recibió el encargo de Al Sisi, que confirmó su confianza en el que fue presidente de la compañía estatal egipcia Arab Constractors, una de las mayores constructoras de Oriente Medio, y tuvo fuertes vínculos con el antiguo régimen de Hosni Mubarak (1981-2011).

Nacido en 1949, este ingeniero entró en los círculos del régimen y llegó a ser miembro de la Comisión Política del Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak, disuelto tras la revolución de 2011.

Antes de ocupar la jefatura de Gobierno, fue ministro de Vivienda en el gabinete de su antecesor Hazem Beblaui entre julio y febrero de 2014.

En su escrito de renuncia, el Gobierno aseguró haber hecho "todo lo posible para cumplir las misiones encomendadas en unas circunstancias muy complicadas, ya que las demandas sociales aumentaron de manera alarmante".

"Hemos trabajado para tranquilizar (las protestas) y absorber las olas de ira de los obreros y retomar la producción en fábricas y cooperativas", explicó.

El portavoz del Gobierno dimisionario, Hosam al Qauish, explicó a Efe que se han encargado de misiones concretas, como la recuperación de la seguridad, la estimulación de la economía y el desarrollo de las relaciones de Egipto con el exterior.

Agregó que el nuevo gabinete tendrá misiones adicionales, como garantizar el cumplimiento del plan de transición puesto en marcha desde la destitución militar del presidente Mohamed Mursi el pasado 3 de julio.

Tras la aprobación en referéndum de una nueva Constitución y la elección de un mandatario, está previsto que las elecciones parlamentarias -aún sin fecha- culminen ese proceso.

Al Sisi, que ganó las presidenciales del pasado mayo con un aplastante 97 % de los votos, aprovechó hoy su primer día como jefe de Estado para reunirse con Mehleb y con los responsables de las distintas divisiones dentro de la Presidencia egipcia.

Estos últimos encuentros tuvieron por objetivo "optimizar el desempeño de sus labores y determinar la importancia de la próxima etapa, un periodo fundamental que requerirá doblar los esfuerzos", indicó en una nota un portavoz presidencial.

Ayer, quien fuera jefe del Ejército egipcio señaló en un discurso a la nación tras asumir su nuevo cargo que su prioridad será devolver la estabilidad al país, con especial énfasis en la seguridad, que se ha visto afectada por atentados terroristas y protestas de los Hermanos Musulmanes, grupo con el que ha rechazado reconciliarse.

También deberá abordar la profunda crisis económica y, en particular, la escasez energética.

Para ese cometido, Al Sisi cuenta con la ayuda de países del Golfo como Arabia Saudí, Emiratos o Kuwait, que se estima que han prometido más de 20.000 millones de dólares a Egipto desde la caída de Mursi.

Tras conocerse la semana pasada la victoria de Al Sisi oficialmente, el rey saudí, Abdalá bin Abdelaziz, convocó una conferencia de donantes de los países amigos de Egipto para ayudar a superar la crisis económica y restar problemas a su aliado, contrario a los Hermanos Musulmanes en la región.