• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Simpatizantes de Al Asad se muestran desafiantes ante posible ataque militar

Bashar al-Assad Presidente de Siria | EFE

Bachar Al Asad, presidente de Siria | EFE

"Sacrificaremos nuestras vidas por nuestro país" y "resistiremos hasta el final" son algunas de las frases desafiantes que pueden escucharse en Damasco, una ciudad que mantiene su ritmo habitual de los últimos meses pese a la creciente amenaza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siguiendo la línea del discurso oficial, los simpatizantes del presidente sirio, Bachar al Asad, se muestran combativos ante una eventual intervención militar extranjera y advierten a Washington de sus consecuencias.

"Sacrificaremos nuestras vidas por nuestro país" y "resistiremos hasta el final", son algunas de las frases desafiantes que pueden escucharse en Damasco, una ciudad que mantiene su ritmo habitual de los últimos meses pese a la creciente amenaza.

Algunos incluso hicieron hoy bromas en las redes sociales. El blanco de las mismas fueron las declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, quien afirmó sopesar una intervención militar "limitada" en Siria.

Preguntándose por la indecisión de Estados Unidos en lanzar un ataque, que el Gobierno de Obama justifica por el uso de armas químicas, un usuario que se identifica como Ahmed reta al mandatario norteamericano: "Si no empiezas la lucha, lo haremos nosotros".

El taxista Adel Abdalá, de 21 años, afirma que lleva esperando un ataque de Estados Unidos desde hace más de dos años, porque ese país es responsable del conflicto sirio.

"Sabemos que Estados Unidos estaba detrás de la crisis siria desde 2011 y ahora ha quedado claro para todos", dijo hoy a Efe Abdalá en el centro de Damasco.

El joven conductor no ahorra advertencias a Obama y señala que un ataque contra Siria "no será un picnic" porque los sirios van a "resistir hasta el final".

La escalada dialéctica del régimen también se ha disparado. Esta semana, el primer ministro, Waldi al Halqi, amenazó con que Siria se convertiría en "el cementerio de los invasores".

Por su parte, Sami Saab, un estudiante universitario de 24 años de edad, aseguró a Efe que Siria va a seguir "tan fuerte como siempre".

"Obama debe saber que los sirios están dispuestos a sacrificar sus vidas por su país. No estoy casado y no tengo ninguna obligación familiar, por lo que estaré feliz de luchar para defender mi país", apostilló.

Saab, que estudia ingeniería eléctrica, expresó también su asombro por la postura de la oposición siria en el exterior, que alienta una intervención de Washington.

"Es una traición. ¿Cómo pueden estar de acuerdo con que una potencia extranjera ataque a su país? Es como si alguien permitiera que su madre fuera violada delante de sus ojos", dijo con la voz entrecortada por la emoción.

En este sentido, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), el mayor grupo de la oposición, pidió hoy a la comunidad internacional que efectúe una intervención militar "amplia y fuerte" que reduzca la capacidad bélica del régimen.

Entre tanta actitud beligerante, la vida sigue su curso en Damasco, donde las tiendas se mantienen abiertas y la población pasea por las calles pese a los numerosos controles de seguridad.

Algunos, sin embargo, sí se muestran más cautelosos ante las consecuencias de un posible ataque y han acudido raudos a los supermercados para aprovisionarse de víveres, principalmente alimentos enlatados y pan.

Tras dos años y medio de conflicto, que se ha saldado con más de 100.000 muertos según la ONU, los sirios se preparan para cualquier eventualidad, mientras Al Asad insufla ánimos alabando en sus declaraciones al "pueblo firme" y al "heroico ejército".