• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Silencio envuelve asesinato de Fonseca

La difunta encargada de negocios de la Embajada de Venezuela en Kenia, Olga Fonseca / AP

Olga Fonseca solo estuvo 15 días al frente de la Embajada de Venezuela en Nairobi / AP

Hace cinco meses fue estrangulada la diplomática venezolana que llegó a Nairobi con el encargo de "limpiar" la embajada. El sospechoso Mohamed Hassan sigue prófugo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cinco meses se cumplen del hallazgo del cadáver de la encargada de negocios de Venezuela en Kenia, Olga Fonseca, y el caso sigue en las sombras. Las dudas marcan un suceso sobre el que ha habido el más absoluto silencio en las cancillerías de Caracas y de Nairobi.

La diplomática tenía 15 días en suelo africano cuando fue asesinada la noche del 26 de julio. El cuerpo de Fonseca fue encontrado en su cama, en la residencia oficial venezolana. Por el caso hay varios detenidos, entre ellos el ex primer secretario de la embajada Dwight Sagaray. Mohamed Hassan, amigo de Sagaray, y asiduo de la embajada es buscado por la policía desde el momento del crimen, pero no ha sido localizado.

De acuerdo con el expediente del caso, Fonseca fue amarrada con un cable en los pies y cuello, que fue apretado con un alicate hasta que la diplomática murió estrangulada. La arrastraron por dos habitaciones hasta que finalmente la acostaron en su cama.

En el curso de la investigación han surgido varias hipótesis sobre los motivos del asesinato:

Lucha de poder. Los recaudos evidencian una disputa por el control de la embajada. Empleados no diplomáticos la misión afirmaron que Hassan disfrutaba de beneficios en la legación, incluso daba órdenes al personal, solo por ser amigo de Sagaray. Hassan declaró a El Nacional que había dudas sobre la gestión de la ex embajadora María Jacqueline Mendoza, el ex encargado de negocios Gerardo Carrillo Silva, y la ex segunda secretaria Jennifer Schell y su esposo, además de luchas internas. En el expediente se describe la lucha por el control de la misión y cómo Sagaray rechazó entregar las firmas de las cuentas bancarias.

Drogas. Olga Fonseca pidió que se detuviera el envío de la valija diplomática que viaja desde y hacia Caracas. El diario The Star, de Nairobi, citó fuentes policiales según las cuales se presumía tráfico de estupefacientes a través de la valija. Es uno de los pocos asuntos sobre los que el Gobierno de Venezuela se ha pronunciado. El entonces ministro de Interior y Justicia, Tareck el Aissami, negó la hipótesis.

La empresa DHL –encargada de los envíos– indicó que hay etiquetas especiales que impiden que el contenido de la valija sea revisado, porque eso viola acuerdos internacionales.

Piedras preciosas. Diarios de Kenia vincularon al dueño del terreno donde está la legación en Nairobi, Johnstone Muthama, con el crimen. Indicaron que podría ser autor intelectual y que habría asesinado a Olga Fonseca porque detuvo los envíos de la valija diplomática, que servía para contrabandear gemas. Muthama es un magnate minero y de piedras preciosas, con poder político. En los expedientes del caso se le califica de honorable; A su hija, Alice Muthama, se le vinculó sentimentalmente con Mohamed Hassan, algo que el prófugo se negó a responder. Los Muthama dijeron que la acusación era absurda pues poseen una empresa legal de exportaciones de piedras preciosas.

Venganza. Fuentes de la Cancillería de Venezuela afirmaron que Fonseca iba a cambiar a todo el personal diplomático de la legación y que el día que la asesinaron, Sagaray recibió en su correo electrónico la notificación del cese de funciones. Los expedientes revelan que muchos trabajadores desconocían la autoridad de Fonseca, algunos no sabían que ella era la jefa. En los folios se lee que la noche del homicidio los empleados notaron actividades extrañas en la residencia y una supuesta aparición de Hassan alrededor de las 11:00 pm, pero no tomaron ninguna acción; por el contrario, se encerraron en sus habitaciones.

El tribunal keniano que lleva el caso acusó en noviembre a Ahmed Mutivane Omido, Alex Sifuma Wanyonyi y Moses Kiprotich Walya por el asesinato de Olga Fonseca. De acuerdo con el oficial de la Policía Provincial de Nairobi Moses Ombati las investigaciones han revelado que estas tres personas fueron contratadas por un sospechoso clave del caso que no ha sido detenido.