• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Continúan sumándose nombres a la trama del ex director de la CIA

El ex director de la CIA, David Petraeus / Reuters

El ex director de la CIA, David Petraeus / Reuters

Hasta ahora entre los involucrados con el caso de la infidelidad de David Petraeus, están su amante Paula Broadwell, el general John Allen; Jill Kelley, amiga de la familia Petraeus; Eric Cantor, líder de la mayoría de la Cámara de los Representantes, quien supo del affair antes que fuera público y un agente anónimo del FBI 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La dimisión del director de la CIA, el general retirado David Petraeus, tras reconocer una relación extra matrimonial, se ha convertido en una trama cada vez más complicada que salpicó hoy al general John Allen, responsable de las tropas de la OTAN en Afganistán.

Petraeus dimitió el pasado viernes la infidelida, de la que no dio detalles, aunque en pocas horas la prensa identificó a su amante como Paula Broadwell, autora de su biografía "All In: The Education of General Petraeus".

El affair se descubrió cuando una mujer, identificada posteriormente como Jill Kelley, amiga de la familia Petraeus, denunció a un amigo del FBI que había recibido correos electrónicos anónimos amenazantes, que se descubrió que provenían de Broadwell.

Mientras el FBI seguía la pista a las amenazas descubrió la relación con Petraeus que investigó ante el temor de que pudiera representar un problema de seguridad.

El caso se complicó más aún hoy cuando el Pentágono informó de que se está investigando al general Allen por supuestas "comunicaciones inapropiadas" con Kelley, con quien mantuvo una vasta correspondencia vía email.

El amigo del FBI de Kelley fue retirado del caso porque se "obsesionó" y en represalia puso al corriente del asunto al congresista republicano del estado de Washington David Reichert por temor a que no se siguiera investigando.

La presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, la demócrata Dianne Feinstein, asegura que varios congresistas, entre ellos el líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor, supieron del amorío antes que el presidente, Barack Obama.

David Petraeus

General de cuatro estrellas retirado, el más laureado de los tiempos recientes, con amplio conocimiento de Irak y Afganistán, asumió su cargo al frente de la CIA en septiembre de 2011 en sustitución del actual secretario de Defensa, Leon Panetta.

Petraeus fue el artífice de la estrategia en Irak que contribuyó al descenso de los niveles de violencia en el país árabe después de que el entonces presidente George W. Bush (2001-2009) lo nombrara máximo responsable militar estadounidense de la Fuerza Multinacional en enero de 2007, cargo que ocupó hasta septiembre de 2008.

Casado con su esposa Holly desde 1974, y padre de dos hijos, Stephen y Ann, Petraeus, de 60 años, admitió en una entrevista con el FBI haber tenido una relación con Broadwell y renunció a su cargo como jefe de la CIA el 9 de noviembre, tres días después de la elección presidencial.

Paula Broadwell

Graduada de la academia militar de West Point, al igual que Petraeus, conoció al general hace seis años cuando estudiaba en la Kennedy School de Harvard para obtener su doctorado. Es la autora de la biografía de Petraeus.

Vive en Charlotte, Carolina del Norte, con su esposo médico y sus dos hijos.

Por el momento, Broadwell, de 40 años, no ha realizado comentarios públicos, y ha contratado al abogado Robert Muse, de Washington, para que la represente.

Jill Kelley

Vive en Tampa, Florida, junto a su familia, donde se dedicaba a la organización de eventos sociales para los militares y sus familias destinadas en la Base Aérea MacDill.

Recibió correos electrónicos anónimos amenazadores, que luego se descubrió que venían de Broadwell, sobre su amistad con Petraeus y los denunció ante la oficina del FBI de Tampa. Esta investigación reveló el affaire amoroso entre Petraeus y Broadwell.

Kelley, de 37 años, y su marido, Scott, emitieron el domingo un comunicado en el que afirman que habían sido amigos de la familia del general Petraeus por más de cinco años y pidieron que se respetara su privacidad.

La familia ha contratado a un abogado en Washington, Abbe Lowell, y a una gestora de crisis, Judy Smith, quien representó en el pasado a la becaria Monica Lewinsky.

El agente anónimo del FBI

Se desconoce su identidad. Es amigo de Kelley y el agente que comenzó el caso. Fue apartado de la investigación por la preocupación de sus superiores de que se estaba implicando personalmente, después de descubrir que había enviado fotos suyas con el torso desnudo a Kelley.

El agente se puso entonces en contacto con el congresista del estado de Washington David Reichert porque creía que el affair iba a ser silenciado.

El FBI ha declinado identificar al agente que está siendo investigado por la Oficina de Responsabilidad Profesional.

John Allen

General de cuatro estrellas del cuerpo de Infantería de Marina, de 58 años de edad. Asumió en julio de 2011 el mando de las fuerzas de Estados Unidos y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán, como sucesor de Petraeus.

El presidente Barack Obama había aceptado la recomendación del jefe del Pentágono que proponía a Allen como comandante supremo aliado para Europa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a partir de comienzos de 2013, la cual iba a ser discutida en el Senado el próximo jueves, pero hoy ordenó que se mantenga en suspenso.

El FBI ha descubierto 30.000 páginas de correos electrónicos con Kelley, algunos de los cuales han sido calificados de "inapropiados", según recoge la prensa estadounidense, aunque no se ha especificado su contenido.

Fuentes cercanas al general -casado y con dos hijas- han negado que haya habido una relación entre ambos.

Eric Cantor

Líder de la mayoría de la Cámara de los Representantes, recibe la información sobre el affair el 27 de octubre, según el diario The Washington Post, y el 31 de octubre se pone en contacto con el director del FBI Robert Mueller.

"Fui contactado por un funcionario del FBI preocupado por que pudiera estar en juego información sensible y clasificada y me aseguré de que Mueller conociera estas alegaciones tan serias y que podían ser un riesgo para el país", indicó Cantor en un comunicado que recoge el diario.