• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Sierra Leona identifica decenas de nuevos casos de ébola

Esta es la primera vez que se identifica y se confirma una epidemia de ébola en África Occidental/ EFE

Sierra Leona, con más de 1.600 casos, es el segundo país de África Occidental donde se han registrado más enfermos de ébola/ EFE

Muchos residentes han podido salir a la calle tras permanecer encerrados en sus casas durante los últimos tres días por el toque de queda que había sido establecido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sierra Leona terminó hoy el toque de queda que desde el pasado viernes obligó a todos los ciudadanos a permanecer en sus casas, una medida con la que han conseguido identificar decenas de nuevos casos de ébola.

"Hasta esta mañana, hemos identificamos 22 nuevos casos. La respuesta de los equipos médicos y de entierro ha mejorado, ya que han podido enterrar entre 60 y 70 cadáveres en los últimos dos días", aseguró a Efe el médico Sarian Kamara, al frente de la coordinación de los equipos médicos durante el toque de queda.

"De no haber sido descubiertos, el nivel de transmisión habría aumentado enormemente", remarcó Kamara, que consideró que esta medida ha supuesto un avance en la lucha contra la enfermedad.

Hoy muchos residentes han podido salir a la calle tras permanecer encerrados en sus casas durante los últimos tres días, en un intento del Gobierno de contener la propagación del virus, que ya ha matado a más de 500 personas en el país.

Esta medida gubernamental fue criticada por muchos residentes y organizaciones internacionales, que consideraban que el encierro solo conseguiría minar la confianza entre los ciudadanos y los responsables de la salud pública.

Mabel Sandy, que vive en Lumley, localidad cercana a la capital de Sierra Leona, relató a Efe que estos últimos días fueron "un infierno" debido a las dificultades para alimentar a los siete miembros de su familia.

"Nunca estuve a favor de esta medida. La poca comida que teníamos se acabó el último día, y los niños lloraban de hambre mientras estábamos aquí encerrados. Fue un infierno", lamentó Sandy.

Otros residentes, sin embargo, la apoyaron, como es el caso de Kebbah Mariama, residente de la localidad de Kenema, en el este del país, y que perdió hace dos meses a su padre a causa del ébola.

"Creo que no vale la pena cuestionar la decisión del Gobierno de obligarnos a quedarnos en nuestras casas si eso va a ayudar a hacer frente al problema", afirmó Mariama.

Desde el viernes hasta el domingo, cerca de 30.000 voluntarios acudieron casa por casa para tomar la temperatura, repartir 1,5 millones de pastillas de jabón e informar a los ciudadanos sobre las medidas para prevenir el ébola.