• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

“Senda diplomática de Colombia no verá mayores resultados”

El presidente Santos llevará el caso de los deportados ante la Organización Internacional para las Migraciones | Foto EFE

El presidente Santos llevará el caso de los deportados ante la Organización Internacional para las Migraciones | Foto EFE

Un editorial de El Espectador indica que una reunión entre Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro “sería el escenario más favorable” para atender la crisis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Pareciera ser que por el momento impera más el lenguaje desafiante de Venezuela que la postura conciliadora del gobierno de Santos”, dice el editorial del diario El Espectador de ayer “La soledad diplomática de Colombia”, referido al poco apoyo diplomático a Bogotá sobre la situación en la frontera con Venezuela.

Frente al respaldo a Caracas de la Organización de Estados Americanos en el debate sobre el tema, la dificultad de llevar el caso a la Unasur y el silencio de los países latinoamericanos “la senda diplomática escogida por Colombia no alberga mayores resultados”, señala el diario.

La internacionalista Milagros Betancourt indicó que la posición de América Latina “es un reflejo de que los gobiernos solo están velando por sus intereses económicos, prefieren estar en el limbo porque no saben si Venezuela les va a dar más petróleo”.

El especialista Juan Francisco Contreras aseveró que “Colombia no está aislada”, sino que “América Latina está dividida por el tema ideológico y eso está privando sobre los intereses de la región. Existe un grupo formado por los países del Alba y otro que está en busca de perspectivas de desarrollo, los que quieren generar el polo del Pacífico”. De allí, afirmó, que se tomen decisiones como el silencio frente a la situación fronteriza.

Betancourt señaló que durante la votación en la OEA el lunes, sorprendieron las decisiones de algunos países como Panamá y Brasil. “Aunque es probable que Colombia tuviera ya conversados sus votos, sorprendió la abstención de Panamá, así como que Brasil no votara siendo un país fronterizo”, dijo.

En su editorial, El Espectador apunta que ha podido más el verbo del embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, “que calificó a Colombia de exportador de pobreza”, que los esfuerzos diplomáticos del presidente Juan Manuel Santos.

Sobre este punto Contreras opinó: “Hay una especie de chantaje. Muchos países han creído en Venezuela, que se ha convertido en una especie de guapetón de barrio; es decir, que cualquiera que opine diferente se convierte en el enemigo”. Agregó que hay una falta de voluntad política con relación a las violaciones en Venezuela, desde varios temas”, no solo el fronterizo.

El editorial indica que un encuentro entre los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro “sería el escenario más favorable”. Pero Betancourt agregó a esta idea que Colombia debe llevar el tema a la OIM, Organización Internacional para las Migraciones de la ONU. “Es lo que debió hacer desde el principio”.

Mientras que Contreras aseveró que “la Unasur está descalificado” y que no pareciera tener interés de convocar a los cancilleres. “Podría ser un foro para discutir, pero Samper está tan desprestigiado que le quita posibilidades de lograr un resultado serio”, afirmó.

Santos afirmó que llevará el caso a la OIM y que la Fiscalía de Colombia podría denunciar a Venezuela ante la Corte Penal Internacional.

Mientras tanto, los embajadores en Colombia de más de 20 países y un representante de la OEA llegaron ayer a Cúcuta para conocer los efectos de la crisis migratoria, reportó Efe.

EL DATO
El Salvador, Jamaica y Barbados fueron tres de los países que votaron en contra de la posición del embajador Roy Chaderton en el debate de la OEA sobre la situación en la frontera con Colombia, pese a que figuraban entre los que solían apoyar a Venezuela.

El analista Martín Rodil declaró a El Nuevo Herald que “podría aparecer un bloque antichavista en la OEA”, pues la abstención fue representativa. El diario destacó la debilidad de los votos y “la pérdida de influencia del chavismo en la región”.