• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Senador republicano Marco Rubio: “Venezuela vive una tiranía”

Senador Marco Rubio | AFP

Senador Marco Rubio | AFP

El legislador norteamericano señaló que le entristece que el país, a quien definió como la cuna de la democracia en América Latina, esté perdiendo sus derechos, libertad y paz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Marco Rubio es senador republicano por el estado de Florida. Integra la Comisión de Política Exterior y de Inteligencia en la Cámara Alta del Congreso de Estados Unidos y es uno de los dirigentes de mayor proyección en la política norteamericana. Rubio dijo a comienzo de mes que estaban estudiando si se deben tomar medidas en contra del gobierno venezolano, sobre todo contra los funcionarios del  Ejecutivo, como la congelación de sus cuentas bancarias y propiedades en Estados Unidos.

 –¿Qué puede hacer Estados Unidos sobre la situación de violencia y represión en Venezuela? Ya se instó a eliminar visas y congelar activos a los funcionarios, ¿qué más podría hacer el Congreso y el gobierno estadounidense?

–Nuestra posición firme es que apoyamos la democracia, la libertad y la paz. Las tres cosas se están violando en Venezuela y en el hemisferio en general hemos visto un regreso a épocas en que los gobiernos no querían seguir las normas del Estado de Derecho y de democracia. Estamos firmes al lado de los venezolanos que piden que se respeten la democracia y el Estado de Derecho.

Segundo, es importante el modelo que empleamos en Europa: sancionar a individuos que rodean a Nicolás Maduro y que tienen intereses económicos en Estados Unidos, específicamente en Florida. Pronto vamos a proponer un proyecto de ley, el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, y yo para crear sanciones en contra de estos individuos que aún estamos identificando.

 –¿Por qué cree que los gobiernos en la región callan ante la represión?

–Para mí es inexplicable. Obviamente algunos viven de los regalos de petróleo que hace Maduro y que antes hizo el gobierno de Chávez. Dependen de eso y no quieren perderlo. Otros, por diferentes razones, no quieren tener ningún tipo de interferencia del extranjero en la política interna de un país vecino por miedo de que un día les pueda suceder a ellos. Lo encuentro muy bochornoso, países que tanto sufrieron en los 60, 70 y 80, que tanto lucharon por la democracia, permitan que se viole como se está violando a Venezuela y que no alcen sus voces a favor del pueblo venezolano.

–¿Cree que la OEA y Unasur están actuando de forma cónsona con la democracia?

–No lo creo. Incluso creo que esas entidades han sido sumamente ineficaces en poder lidiar con un tema tan importante como este. En la OEA esa discusión debió existir, pero hablamos de gobiernos que en el hemisferio han tolerado la presencia de una dictadura, de una tiranía en Cuba y ahora permiten que lo mismo ocurra con el pueblo venezolano. Vemos las condiciones que existen en Venezuela un país rico, con recursos naturales, que vive una época económica que se parece cada día más al desastre que es la economía cubana.

–¿Por qué el gobierno venezolano desacredita a la OEA?

–Obviamente tienen miedo de lo que van a encontrar si reconocen la importancia de estos foros. Por otra parte, hacen lo posible para crear inestabilidad en estos organismos para que nunca lleguen a ningún tipo de resolución que condene su actuación.

Pero al final lo que pasa en Venezuela son dos cosas: la intervención cubana en todos los niveles del gobierno, vemos eso cada día y es muy triste que el gobierno venezolano le entregue la soberanía del país a un régimen que es un desastre y ahora exporta el desastre a Venezuela. Y, segundo, Maduro está rodeado de individuos que se están robando la riqueza del pueblo venezolano y se llenan los bolsillos, están en Miami viajando, comprando propiedades, abriendo negocios, mientras que cada día el pueblo venezolano sufre más todavía.

Es una combinación de sindicato criminal que está aprovechando su poder político para hacerse rico y con una ideología que no funciona y que se ha casado con el régimen cubano que controla cada día más lo que hace Maduro y su gobierno.

 –Los expertos en el tema afirman que la aplicación de la Carta Interamericana Democrática es en caso de ruptura del hilo constitucional y no es un instrumento para el respeto de los derechos ciudadanos. ¿Se puede instar a su uso? ¿La OEA es un club que cuida a los gobernantes y no a los ciudadanos?

–Esa posición para mí no es legítima. Pienso que la Carta Democrática existe para proteger la democracia que se está violando en Venezuela. Hay muchísima evidencia de que en las últimas elecciones hubo irregularidades, pero encima de eso, la manera en que se conduce la política dentro de Venezuela no le da espacio a que la oposición se exprese libremente. Hemos visto a parlamentarios que han sido atacados, físicamente agredidos, se utilizan las cortes, la fuerza de la policía y los militares y grupos armados como los colectivos para oprimir y atacar a la oposición. La Carta Democrática existe para condenar este tipo de actuación antidemocrática, una democracia le pertenece al pueblo. El gobierno trabaja para el pueblo, no el pueblo para el gobierno, esa es la clave de una democracia real.

–Maduro dijo que no acepta intervenciones de la OEA ni de ningún país en Venezuela. ¿Los gobiernos pueden estar por encima de un tratado supranacional?

–Todos los gobiernos tienen el poder soberano de gobernar el país. Pero cuando se entra en un acuerdo se debe vivir con ellos. Si los viola, ¿para qué entró? Son gobiernos que no se pueden tratar a nivel democrático. La OEA y otros organismos existen porque diferentes gobiernos, soberanos, firman un acuerdo y dicen que van a vivir bajo sus principios. Si lo van a ignorar, no valen; no hay razón para tener esas instituciones. ¿Para qué existe la OEA si no va a ser para proteger la democracia en el hemisferio?

 –Usted ha dicho que en Venezuela hay una dictadura, ¿en qué se basa?

–No creo haber dicho que hay una dictadura. Lo que he dicho es que en Venezuela no hay democracia real y es por la siguiente razón: la democracia no es simplemente elecciones. Incluso las elecciones de Venezuela no son justas, porque cuando el gobierno que está en el poder domina los medios de comunicación y la oposición lo que le dan son unos minutos cada día para comunicarse, cuando se utiliza el poder del gobierno para intimidar a los individuos que se oponen, no pueden ser elecciones justas. Segundo, la manera en que se gobierna no es democrática, usando los tribunales, la policía, el ejército, los colectivos y grupos armados para reprimir, no es la actuación de la democracia. En Venezuela no hay libertad de expresión, cada día esa libertad de expresión se hace más difícil. Intervienen en las redes sociales, en los periódicos y diferentes medios de comunicación. Esas son señales de que, lo que se vive en Venezuela, cada día más, es una tiranía. Posiblemente se asumió el poder hace muchos años por una elección, pero no gobiernan como demócratas.

 
–¿Entonces no considera el gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura?

–Es una tiranía que utiliza las armas que le da el gobierno para desacreditar, intimidar y atacar a su oposición.

–Pretenden quitarle la inmunidad a la diputada María Corina Machado. ¿Qué acciones puede tomar su país en esta circunstancia? ¿Realmente pueden hacer algo?

–Si tengo una crítica al gobierno estadounidense es que no le ha dado prioridad a América Latina, al hemisferio y al caso de Venezuela. Lo mismo que se hace con Ucrania, Rusia y Europa se puede hacer con nuestros aliados en la región. Hacer presión diplomática para que se unan a nosotros. No simplemente condenar estos actos, sino darle oportunidad a la oposición para que se pueda expresar, se empieza con eso. Estados Unidos sigue siendo la economía más grande del mundo, el poder militar más grande del mundo y el país más influyente del mundo y debe utilizar esa influencia para pararse firmemente al lado del pueblo venezolano en sus aspiraciones para la paz, la libertad y la democracia.

 –¿Qué tiene que decir sobre las acusaciones de intervencionismo estadounidense en Venezuela y en especial en su petróleo?

–El que viva en Estados Unidos sabe que eso es ridículo. Ni la prensa norteamericana ni sus políticos han prestado, desafortunadamente, suficiente atención al caso venezolano. En cuanto al petróleo, Estados Unidos está hoy al punto de convertirse en el mayor productor de petróleo y gas natural del mundo, no deseamos intervenir o quitarle nada a Venezuela. Por el contrario, queremos una Venezuela estable y próspera para poder seguir nuestra larga trayectoria de amistad con el pueblo venezolano, así habrá beneficio económico para ambos países, nuestros negocios, el intercambio cultural, de eso se beneficia mucho por ejemplo el estado de Florida.

Lo que vemos en Venezuela es inestabilidad. Entristece ver que un país que ha sido la cuna de la democracia en América Latina, que ahora la esté perdiendo. Es lamentable. Nos interesa además porque tenemos miles de venezolanos viviendo en Estados Unidos y que ahora están sufriendo por sus familias en Venezuela.

–¿En que se basa para decir que Venezuela está infiltrada por el Estado castrocomunista?

–La evidencia está ahí. Empezó con Chávez. Ellos no la esconden. Hay aspectos que intentan esconder pero otros son abiertos. Hemos oído información clasificada, a la que tengo acceso por mi posición en el Comité de Inteligencia, pero a través de testigos que estuvieron en Venezuela y que han llegado del país lo han constatado con sus propios ojos. No creo que los venezolanos nieguen eso. De hecho militares en Venezuela se quejan privadamente a través de diversos canales de la creciente influencia cubana dentro de la Fuerza Armada y el mando militar del país. Hay resentimiento entre los militares profesionales.

–¿Cree que en caso de radicalizarse las cosas se debería adoptar una postura similar a la de Estados Unidos con Cuba tras el triunfo de la Revolución en la isla? ¿Deben darles asilo a venezolanos que por exigir libertades son criminalizados?

–Este país siempre le ha dado asilo a los que huyen de la persecución política. Eso existe ahora y se debe dar. Lo debemos considerar si se convierte o ya se está convirtiendo en esa situación, y en ese caso yo lo apoyaría. Ya existe la posibilidad de poder hacerlo y ya hay venezolanos pidiendo asilo con casos muy fuertes y legítimos que se van a aprobar.

Pero a largo plazo lo que pienso que realmente debe hacer que Estados Unidos es sancionar a los individuos que rodean a Maduro que lo apoyan en esas medidas que está tomando, creo que hay individuos dentro del gobierno venezolano, incluso algunos que en el pasado se han identificado con Maduro y Chávez que están descontentos con la dirección que va el país. Uno no puede ver lo que está pasando en Venezuela y estar contento con la dirección en la que va el país. A la represión, violencia y violaciones de derechos humanos hay un mal manejo económico en Venezuela y se merece un cambio en término de liderazgo del país.