• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Senado ratifica continuidad del proceso contra Rousseff

La decisión de Waldir Maranhao trae aún más incertidumbre al ya complicado panorama político brasileño | Foto EFE

La decisión de Waldir Maranhao trae aún más incertidumbre al ya complicado panorama político brasileño | Foto EFE

En la mañana el presidente interino de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, había anulado la sesión que decidió el juicio político contra la mandataria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente del Senado de Brasil, Renán Calheiros, rechazó la suspensión del trámite para un juicio contra la mandataria Dilma Rousseff, decidida por el presidente interino de la Cámara Baja, Waldir Maranhao, y determinó la continuidad del proceso.

“Es una decisión intempestiva que no tiene ninguna cabida en el proceso democrático y que no puede ser aceptada”, dijo Calheiros al instalar una sesión en el pleno del Senado, en referencia a la suspensión del proceso anunciada por Maranhao.

Calheiros calificó de extemporánea la decisión y dijo que había sido tomada cuando el Senado discute el asunto desde hace varias semanas. Añadió que ya hubo lectura de informes sobre el caso, se eligió una comisión especial que analizó la base jurídica de los cargos y hubo 10 sesiones que consumieron casi 70 horas de trabajo en las que se escuchó a la defensa y a la parte acusadora.

“No se puede aceptar que se juegue de ese modo con la democracia o que se avale un atraso del proceso contra Rousseff”, declaró Calheiros.

Señaló que no cabe al presidente del Senado decidir si el proceso es justo o injusto, ya que eso lo hará el propio pleno, el conjunto de los senadores, tal como lo ha decidido el Supremo Tribunal Federal.

Maranhao, que asumió la presidencia de la Cámara la semana pasada, en lugar de Eduardo Cunha, suspendido del cargo por la Corte Suprema, acató una demanda de la Abogacía General del Estado, que pidió la nulidad de esa votación en la Cámara Baja sobre la base de supuestos vicios procesales. Según Maranhao, en esa sesión del 17 de abril se observaron vicios como que los partidos políticos representados en la Cámara orientaron el voto de sus diputados, lo que no podría haber ocurrido en una decisión de esa naturaleza.

“No podrían los partidos políticos dirigir una cuestión para que sus parlamentarios votasen de un modo u otro, toda vez que debían hacerlo de acuerdo con sus convicciones personales y libremente”, dijo Maranhao, cuya decisión indignó a la oposición y generó dudas hasta en el influyente colegio de abogados de Brasil.

El gobierno y la Abogacía General del Estado han alegado que el proceso para la posible destitución de Rousseff comenzó por una supuesta venganza de Cunha, adversario de la mandataria implicado en las corruptelas en Petrobrás, empresa estatal.

Más temprano Rousseff pidió cautela ante la decisión que suspendía el proceso para su juicio, que calificó una vez más de golpe contra la democracia, su mandato y los programas sociales de su gestión.

Aunque Calheiros no lo ha aclarado, deberá confirmar la sesión de mañana, en la que el pleno del Senado decidirá por mayoría simple entre sus 81 miembros si se abre el juicio contra la mandataria.

Si esa sesión, que se cree concluirá el jueves, determina la instauración del juicio, Rousseff será separada del cargo durante los 180 días que durará el proceso y sustituida por el vicepresidente Michel Temer, que deberá completar el mandato que concluye el 1° de enero de 2019, pero si Rousseff es absuelta recuperaría el cargo una vez que el proceso concluya.

Sin base. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, y el presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Roberto Caldas, reiteraron en el Senado brasileño que el proceso contra la presidente Rousseff carece de base jurídica.

“La denuncia contra la presidente no presenta ningún juicio de indicio de crímenes de responsabilidad y mucho menos de certezas”, dijo Almagro.

El Dato
Los cancilleres de Venezuela, Delcy Rodríguez, y Ecuador, Guillaume Long, celebraron en Caracas la suspensión del proceso contra Rousseff, que calificaron de golpe de Estado. “Es un juicio político que no tenía en cuenta ningún tipo de legalidad y que pretendía desconocer la voluntad del pueblo de Brasil que la eligió”, declaró Rodríguez.

Long exhortó que desde la Unasur se consensué una posición unida contra cualquier golpe. “Estamos para defender la democracia, la institucionalidad y el Estado de Derecho”.