• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Semana crucial para deshielo diplomático entre Cuba y EE UU

Más de uno teme que el trato migratorio especial desaparezca con la normalización de relaciones. / AP

Más de uno teme que el trato migratorio especial desaparezca con la normalización de relaciones. / AP

El jueves inician las conversaciones para concretar el restablecimiento de relaciones acordado en diciembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuba y Estados Unidos vivirán una semana crucial en su proceso de deshielo diplomático con la primera reunión, en La Habana, entre funcionarios de ambos gobiernos para trazar la hoja de ruta de la nueva etapa en sus relaciones.

El jueves 22 de enero es la fecha fijada para el diálogo que definirá los principios y los pasos para el restablecimiento de los vínculos diplomáticos acordado el 17 de diciembre, después de una enemistad que se remonta a 1961.

Dos mujeres liderarán las delegaciones: la estadounidense Roberta Jacobson, secretaria adjunta para América Latina del Departamento de Estado, y la cubana Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La agenda de negociación es inmensa y lo más probable es que en la reunión del jueves se definan prioridades en asuntos “en los que es más fácil” ponerse de acuerdo como la apertura de embajadas, dijo el exdiplomático cubano Carlos Alzugaray.

Las conversaciones de esta semana llegan precedidas de hitos como la entrada en vigor el viernes pasado de las medidas anunciadas por el gobierno de Barack Obama para relajar el embargo económico y comercial sobre Cuba.

Ante esas medidas de Estados Unidos, la pelota queda ahora en la cancha de Cuba, que deberá crear reglamentos que favorezcan esa liberación del comercio y los viajes desde el país vecino.

“Cuba tiene que ser proactiva en lugar de reactiva, no solo hacia Estados Unidos sino también dentro de su sociedad civil”, opina el cubanoestadounidense Arturo López-Levy, profesor adjunto en el Centro de Estudios Globales de la Universidad de Nueva York.

López-Levy cree que el anuncio del 17 de diciembre es un punto de no retorno. “Aunque las relaciones bilaterales están todavía lejos de ser óptimas, nunca han tenido un marco más prometedor desde que el presidente James Carter salió de la Casa Blanca en 1981”.

La nueva etapa con Estados Unidos abre un escenario de expectativas renovadas, sobre todo en lo económico, pues Cuba trata de actualizar su sistema socialista con reformas que recibirán una inyección sustancial con el relajamiento de las sanciones.

Otro desafío para la isla será cambiar la mentalidad de confrontación que ha alimentado durante décadas el discurso del gobierno. “La plaza empieza a dejar de estar sitiada. El problema es si los cubanos vamos a pensar en el país como no sitiado”, dijo Alzugaray.

“Tiene que cambiar desde la retórica hasta la manera de entender cómo Cuba se puede relacionar con un país con el cual va a seguir teniendo diferencias, pero con el que debe convivir”, apuntó el novelista cubano Leonardo Padura.

No falta quienes temen que, ante este cambio de escenario y al desaparecer “el muñeco al que se le podían tirar todas las piedras”, entre los sectores más ortodoxos del régimen se produzca una especie de reforzamiento ideológico.

El diálogo de esta semana estuvo precedido por la visita a La Habana –finaliza hoy– de un grupo de congresistas demócratas que se reunió con funcionarios del gobierno, embajadores y representantes de la disidencia.