• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Segunda jornada de cónclave con cuatro votaciones para elegir nuevo Papa

Urnas en las que los cardenales introducirán sus votos durante el cónclave que dará comienzo hoy en la Capilla Sixtina | Foto: EFE

Urnas en las que los cardenales introducirán sus votos durante el cónclave que dará comienzo hoy en la Capilla Sixtina | Foto: EFE

Tras la fumata negra que el martes anunció al mundo que ningún cardenal había logrado los votos necesarios en el primer sufragio, los cardenales pasaron su primera noche en la Casa Santa Marta, la cómoda pero sobria residencia del Vaticano donde se alojarán durante todo el cónclave

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los 115 cardenales reunidos desde el martes en un histórico cónclave vivirán este miércoles la primera jornada plena de votaciones, dos por la mañana y dos por la tarde, para elegir al sucesor de Benedicto XVI.

Tras la fumata negra que el martes anunció al mundo que ningún cardenal había logrado los votos necesarios en el primer sufragio, los cardenales pasaron su primera noche en la Casa Santa Marta, la cómoda pero sobria residencia del Vaticano donde se alojarán durante todo el cónclave, cuya duración es incierta.

En unas horas se dirigirán nuevamente, caminando o en minibús a la Capilla Sixtina, donde se recluirán todo el tiempo que sea necesario, al ritmo de dos votaciones por día, para elegir al nuevo líder de los 1.200 millones de católicos del mundo.

Dos votaciones están previstas este miércoles por la mañana, seguidas de dos más por la tarde si las primeras son infructuosas.

Al término de cada sesión, en torno a las 11H00 GMT y a las 17H00 GMT, los ojos del mundo volverán a fijarse en la chimenea de cobre situada a la derecha de la basílica de San Pedro para una nueva fumata negra, a menos que un nombre haya reunido los dos tercios de los votos necesarios.

Sin favorito claro, los expertos barajan varios papables entre los que figuran el italiano Angelo Scola, el brasileño Odilo Scherer, el canadiense Marc Ouellet o el estadounidense Timothy Dolan.

Pero señalan también que si el cónclave se alarga, hay más posibilidades de que entre en juego algún nombre que no ha figurado en las quinielas, porque como dice el dicho en Roma "el que entra Papa en el cónclave sale cardenal".

En el último siglo, sin embargo, ningún cónclave ha superado los cinco días y todos los vaticanistas coinciden que éste tampoco debería.

Hace ocho años, Benedicto XVI, que renunció inesperadamente el 28 de febrero por "falta de fuerzas", fue elegido en la segunda jornada, tras un total de cuatro votaciones.

La elección de un papa, que además por primera vez en siete siglos no está rodeada del luto por la pérdida del pontífice anterior, es siempre una gran atracción en Roma.

Igual que el martes, este miércoles miles de fieles, turistas o simples curiosos volverán a congregarse en la plaza de San Pedro para asistir en directo a la salida del humo blanco o negro.

Los técnicos del Vaticano se aseguraron esta vez de que, al menos la fumata negra, se vea claramente, y no como en 2005, cuando el humo que salía por la chimenea empezaba siendo gris antes de cambiar hacia uno u otro color, creando cierta confusión.

El humo es la única información para saber lo que ocurre dentro de la Capilla Sixtina. Antes de entrar los cardenales prestaron juramento de silencio, so pena de excomunión, y se les vetaron todos los medios de comunicación modernos.

Cuando un candidato alcance los 77 votos necesarios para ser elegido y acepte asumir la responsabilidad, el humo será blanco y estará acompañado por el redoblar de las campanas de San Pedro, de las que se harán eco el resto de iglesias de Roma.

El nuevo pontífice elegirá entonces el nombre con el cual quiere gobernar y vestirá por primera vez la sotana blanca, antes de ser presentado a Roma y al mundo y pronunciar su primera bendición 'Urbi et Orbi' desde el balcón del Palacio Apostólico.

Además de los retos de una sociedad cada vez más secularizada, el nuevo papa será el primero en la historia moderna en vivir al mismo tiempo que su predecesor, que conservará el título de papa emérito y vivirá en un convento dentro del Vaticano.

El primer día de cónclave para elegir un nuevo papa terminó con la fumata negra saliendo de la chimenea, tras no alcanzarse los 77 votos de los 115 cardenales reunidos en la Capilla Sixtina