• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Segunda muerte de buzo en ferry hundido en Corea del Sur obliga a suspender búsqueda de cuerpos

Las estadísticas indican que nunca llevó tanto peso como en su último viaje. Moon Ki-han, vicepresidente de Union Transport Co, la empresa que carga el barco, dijo que llevaba unas 3.608 toneladas | Foto: NYT

Todavía no aparecen 16 cuerpos de víctimas del trágico naufragio que causó dolor e indignación en ese país | Foto: NYT

El submarinista es el segundo que perece dentro del buque, hundido en abril pasado. Todavía no aparecen 16 cuerpos de víctimas del trágico naufragio que causó dolor e indignación en ese país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La búsqueda de 16 desaparecidos que restan del trágico naufragio del ferry "Sewol" en Corea del Sur debió ser suspendida nuevamente luego de la segunda muerte de un buzo en medio de las tareas de exploración.

El submarinista civil, de quien sólo ha trascendido su edad, 44 años, falleció en las últimas horas. Los equipos de rescate analizan las circunstancias del hecho.

El 6 de mayo pasado, otro buceador perdió la vida durante los operativos en el casco sumergido de la nave.

"Hemos decidido suspender temporalmente la búsqueda para investigar la causa exacta de su muerte", afirmó un responsable de los servicios de recate en declaraciones a la agencia local Yonhap.

El buzo participaba en operaciones consistentes en cortar bajo el agua las ventanas de la parte trasera del casco. Los servicios de rescate pusieron en marcha la nueva estrategia el viernes, tras cumplirse nueve días sin hallar nuevos cadáveres.

El buzo advirtió que sufría dificultades para respirar y fue trasladado a un hospital cercano en helicóptero, pero los esfuerzos por salvarlo no tuvieron éxito.

Otro submarinista que lo acompañaba afirmó que oyó una explosión bajo el agua durante los trabajos, según Yonhap.

El "Sewol" transportaba 476 pasajeros cuando se hundió el 16 de abril pasado, después de que un giro brusco desplazó la carga hacia un costado y desequilibró la nave: 304 de los ocupantes, la mayoría jóvenes estudiantes, murieron.

La investigación del caso descubrió que la nave embarcaba en ese momento un cargamento hasta tres veces superior a la permitida. También había sido sometido a una riesgosa remodelación que le restó equilibrio.