• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Sarkozy: Soy el hombre más solicitado del mundo

Nicolas Sarkozy / AFP

Nicolas Sarkozy / AFP

El ex presidente flirtea con la posibilidad de volver a presentarse en las elecciones de 2017, aunque insiste en que no está en su lista de prioridades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El expresidente Nicolas Sarkozy, retirado de la política activa y a punto de lanzar una carrera como conferenciante, al tiempo que alimenta las especulaciones sobre su regreso a la primera línea pública, considera que es "el hombre más solicitado del mundo".

Según un extenso reportaje publicado por la revista "Le Nouvel Observateur", que muestra en portada a un Sarkozy con barba de tres días, el exjefe del Estado francés ha descartado regresar a la política con perfil bajo, como hizo el también conservador Valéry Giscard d'Estaing, igualmente derrotado tras un primer mandato en el Palacio del Elíseo (1974-1981).

"No voy a hacer como Giscard, lo sabes bien. No voy a convertirme en alcalde de Neuilly (...). Voy a hacer otra cosa. Actualmente, soy el hombre más solicitado del mundo", atribuye la revista a Sarkozy en una conversación en su nuevo despacho, por el que han desfilado empresarios, exconsejeros, políticos, atletas o intelectuales.

El ex presidente, como ya señaló la semana pasada el periódico "Le Canard Enchaîné", flirtea con la posibilidad de volver a presentarse en las elecciones de 2017, aunque insiste en que no está en su lista de prioridades.

"No volveré jamás. Tengo 57 años. Aún puedo hacer muchas cosas. No voy a correr el riesgo de equivocarme una segunda vez con 62 años... porque en ese momento perdería el tren para hacer otras cosas. Sería demasiado estúpido", pone "Le Nouvel Observateur" en boca de Sarkozy.

Sin embargo, el político conservador mantiene el misterio y no descarta completamente volver a aspirar al Palacio del Elíseo, si esa fuera la voluntad de sus conciudadanos.

"¿Sabes?, no volveré. Además, no tengo ganas de volver. Pero puede que los franceses quieran que vuelva. Y si ellos quieren, en una elección que no está en mi mano", precisa Sarkozy.

Desde su nueva oficina en el centro de París se dispone a iniciar una nueva vida como conferenciante internacional, que prepara tomando clases de inglés para su debut en Nueva York el próximo jueves, a la imagen de Bill Clinton, Tony Blair o José María Aznar, tras unas vacaciones postelectorales al ser derrotado el pasado mayo por el socialista François Hollande.

Sarkozy pasó parte de sus vacaciones en Marraquech junto a su esposa Carla Bruni, en un palacio que le acondicionó el rey Mohamed VI de Marruecos; unos días en la lujosa casa que el publicitario y amigo Jean-Michel Goudard tiene en un pueblo de la Provenza francesa; en el palacete en Québec del millonario canadiense Paul Desmaraix y en la villa de su esposa en Cap Negre, en la Costa Azul.

A su regreso, ha mantenido diferentes actividades sociales, como cenar con el actor estadounidense Robert de Niro, de paso por París, o acudir al enlace matrimonial de la actriz y modelo Farida Khelfa, amiga de Carla Bruni, con el empresario Henri Seydoux.

Y es ese el tipo de vida que, según "Le Nouvel Observateur", querría llevar su esposa a partir de ahora, exitosa exmodelo y cantante cansada del trajín político en el rol de primera dama.

Sus allegados aseguran que "no piensa en otra cosa" que no sea volver, aunque Sarkozy sabe que "nadie" vendrá a buscarle y se sirve de expresiones ambiguas, como la que toma del repertorio del experto en opinión pública y consejero cercano Patrick Buison: "rara vez un tigre se vuelve vegetariano", añade la revista.

Por su parte, entre bromas, la exministra de Sanidad Roselyne Bachelot, aportó un detalle que "se les ha escapado a los politólogos" que especulan sobre el resurgir político de Sarkozy y es que esa barba de "estilo de 'bad boy' homosexual actualizado" que luce el expresidente no es la imagen apropiada para recuperar "a un electorado hechizado por la respetabilidad".