• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Santos reconoce que no es fácil conciliar el deseo de paz con el de justicia

El mandatario precisó que los textos serían difundidos de inmediato | Foto AP

"Las víctimas quieren más justicia, las futuras víctimas quieren más paz, no es fácil", dijo el mandatario colombiano | AP

El presidente de Colombia se refirió al proceso de paz al intervenir en la instalación del "Diálogo de Cartagena", un foro que debatirá las perspectivas de integración y cooperación entre los países de la Alianza del Pacífico y los de la región Asia-Pacífico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reconoció hoy que no es fácil conciliar paz con justicia en las negociaciones de su gobierno con la guerrilla de las FARC que desde hace más de dos años se realizan en La Habana.

Santos se refirió al proceso de paz al intervenir en la instalación del "Diálogo de Cartagena", un foro que debatirá hasta el próximo domingo las perspectivas de integración y cooperación entre los países de la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, México y Perú) y los de la región Asia-Pacífico.

"El nuestro es un proceso centrado en las víctimas donde buscamos a través de la aplicación de la justicia transicional garantizar sus derechos y al mismo tiempo alcanzar la paz, el máximo de justicia que nos permita la paz; no es fácil encontrar ese punto de equilibrio donde traza uno la línea entre justicia y paz", dijo el mandatario.

Las delegaciones del gobierno y las FARC tratan desde agosto pasado en los diálogos de La Habana el cuarto de cinco puntos de la agenda, centrado en las víctimas, con el objetivo de que haya verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición.

"Las víctimas quieren más justicia, las futuras víctimas quieren más paz, no es fácil", dijo el mandatario al recordar que si se llega a un acuerdo de fin del conflicto se evitará que aumente el número de víctimas de más de medio siglo de violencia, que diversos estudios calculan en más de 6,5 millones.

Santos recordó que como parte de ese propósito de que las víctimas sean parte central de la negociación con las FARC, cinco delegaciones de las que hicieron parte un total de 60 personas viajaron el año pasado a La Habana para participar en audiencias con los negociadores del gobierno y la guerrilla.

Agregó que esas víctimas regresaron de esa "experiencia traumática" con más "capacidad de perdonar, de reconciliarse, que el promedio de la población colombiana", un gesto que definió como "lindo, sorpresivo".

Para el presidente, eso fue "una lección de que la condición humana no es tan mala" y le dio entusiasmo para perseverar en la búsqueda de la paz.

Santos aseguró también que el proceso de paz de Colombia "representa un caso muy particular" porque es una iniciativa "que está vigente y que tiene buenas perspectivas".

El jefe de Estado añadió que en momento en que "la humanidad se debate entre extremismos y nacionalismos", el proceso de paz de Colombia avanza "con procedimientos rigurosos, con un horizonte de solución real".

En ese sentido, dijo que fue "la contundencia" de las Fuerzas Armadas colombianas la que, con sus golpes a la guerrilla, mejoró la seguridad del país y "ha permitido que estemos en esa mesa de diálogo en la que buscamos la paz".

"La seguridad es mucho más que la solución de un conflicto armado, la seguridad es la condición necesaria para el ejercicio de los derechos y se potencia a su vez cuando esos derechos son respetados", manifestó.