• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Santos fijó límite a investigación por supuesto espionaje militar

 presidente de Colombia, Juan Manuel Santos | AFP

presidente de Colombia, Juan Manuel Santos | AFP

El mandatario, quien ha hecho de la solución al conflicto interno de casi medio siglo su principal bandera de Gobierno y buscará su reelección en mayo, dijo que el lugar desde donde se habrían realizado interceptaciones ilegales de comunicaciones tenía autorización de los mandos militares para funcionar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó el miércoles al Ejército que le entregue, en un plazo de nueve días, los resultados de una investigación por denuncias de un supuesto espionaje de la inteligencia militar a algunos de sus negociadores en el diálogo de paz con la guerrilla de las FARC.

El mandatario, quien ha hecho de la solución al conflicto interno de casi medio siglo su principal bandera de Gobierno y buscará su reelección en mayo, dijo que el lugar desde donde se habrían realizado interceptaciones ilegales de comunicaciones tenía autorización de los mandos militares para funcionar.

"Le he dado instrucciones precisas al inspector del Ejército para que esa investigación produzca resultados a más tardar a finales de la semana entrante, le he dado plazo para que el viernes de la semana entrante me traiga los resultados de una investigación", dijo Santos en un acto de Gobierno.

Otras investigaciones anunciadas en el pasado por el Gobierno y las autoridades militares por fuga de información relacionada con el proceso de paz no arrojaron ningún resultado.

El presidente defendió el uso de "fachadas" para realizar actividades por parte de la inteligencia militar y dijo que es un procedimiento legal en todo el mundo para mantener la seguridad y combatir el terrorismo y el narcotráfico.

De acuerdo con las versiones que entregaron a sus superiores los militares que trabajaban en el local habilitado como restaurante y sala de Internet en una concurrida zona comercial de Bogotá, no estaban realizando actividades ilegales como lo denunció la revista Semana, agregó Santos.

Horas después de la publicación de la revista, que desató un escándalo, el Gobierno separó de sus cargos a dos altos oficiales del Ejército encargados del manejo de la inteligencia.

Según la publicación, el jefe del equipo negociador del Gobierno, el ex vicepresidente Humberto de la Calle; el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo; y el alto consejero presidencial para la reintegración, Alejandro Eder, habrían sido objeto de interceptaciones de sus correos electrónicos y mensajes a través del PIN y WhatsApp de sus teléfonos móviles.

El objetivo de las interceptaciones sería obtener información de primera mano sobre la negociación de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sostuvo la revista.

Santos declaró que de ser cierto sería "inaceptable" y sostuvo que si hubo irregularidades se les aplicará todo el peso de la ley a los responsables.

De confirmarse, sería el primer escándalo de espionaje después del descubierto en el Gobierno del ex presidente Álvaro Uribe, que incluyó interceptaciones ilegales y seguimientos a magistrados, líderes de la oposición y periodistas, lo que provocó el cierre de la antigua policía secreta.

El Gobierno de Santos y las FARC iniciaron desde finales del 2012 una negociación de paz en Cuba con la que se buscan poner fin a un conflicto interno que ha cobrado más de 200.000 víctimas.

Las FARC acusaron el miércoles al ex presidente Álvaro Uribe de estar detrás del supuesto espionaje y denunciaron que su delegación también ha sido víctima de interceptaciones similares. Uribe negó cualquier responsabilidad.